Antonio Guterres en una conferencia de prensa (KENA BETANCUR/AFP/Getty Images)

(CNN) - El ex primer ministro portugués Antonio Guterres se convertirá en el próximo secretario general de las Naciones Unidas, después de que los 15 miembros del Consejo de Seguridad llegaron a un consenso antes de la votación final, que se llevará a cabo este jueves.

Guterres, quien fue director de la Agencia de refugiados de la ONU (ACNUR) durante 10 años, hasta 2015, emergió como el gran favorito del Consejo de Seguridad después de la última de las seis votaciones informales.

"Hoy en día, después de nuestra sexta votación hay un claro favorito, y su nombre es Antonio Guterres," dijo Vitaly Churkin, embajador ruso ante la ONU y actual presidente del Consejo de Seguridad.

El proceso de elección

El secretario general de la ONU es nombrado en un proceso de dos etapas. Primero el Consejo de Seguridad debe presentar un candidato, y luego debe ser ratificado por la Asamblea General de 193 miembros.

Trece candidatos entraron en la carrera, lo que exige una serie de sondeos informales -o straw poll- en el Consejo de Seguridad para alentar buscar alinearse con un solo candidato.

En cada papeleta, los 15 miembros del Consejo de Seguridad evaluaron cada candidato.

En la última votación, Guterres recibió 13 votos a favor y dos "sin opinión".

Los candidatos que quedaron más cerca, Vuk Jeremic, de Serbia, y Miroslav Lajcak, de la República Eslovaca, recibió cada uno siete votos a favor y seis en contra, mientras que Irina Bokova, de Bulgaria, recibió siete a favor y siete en contra.

Guterres, de 67 años, reemplazará al secretario general en funciones, el surcoreano Ban Ki-moon, cuyo segundo mandato de cinco años termina el 31 de diciembre.

Carrera política

Guterres es un ingeniero que entró en política en 1974, al unirse al Partido Socialista. Se convirtió en primer ministro de Portugal en 1995 y estuvo en el cargo hasta 2002.

De 2005 a 2015, ocupó el cargo de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Se le atribuye la reducción de costes en la Agencia durante su gestión, así como la mejora de su rendimiento, ya que forcejeó con la crisis migratoria.

Católico practicante, Guterres se volvió a casar después de que su primera esposa murió de cáncer, y tiene dos hijos.

Al postular al cargo, Guterres escribió acerca de los desafíos que enfrenta el mundo en términos del aumento de la desigualdad, el terrorismo y el crimen organizado, el cambio climático y la proliferación de actores armados a nivel internacional.

Escribió que la ONU tenía "una posición única para conectar los puntos para superar estos desafíos", pero que era necesario un cambio y una reforma.

"Las personas que necesitan protección no están recibiendo suficiente. Los más vulnerables, como las mujeres y los niños, son una prioridad absoluta. Debemos asegurarnos de que cuando alguien vea la bandera azul, él o ella puede decir: 'Estoy protegido'".