La afición del América en el estadio Azteca (ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images).

(CNN Español) - El América, el equipo más ganador del fútbol mexicano, está en el ojo del huracán por un presunto plagio del himno del club español Sevilla.

El equipo mexicano celebra este año su centenario y, como parte de las celebraciones, lanzó un nuevo himno.

El himno fue estrenado el pasado sábado 15 de octubre (la fecha oficial de la fundación del club es el 12 de octubre) durante el medio tiempo del partido de la liga mexicana contra el Tijuana, en el que vencieron 1-0.

La autoría de la canción es del grupo mexicano Matute, encabezado por Jorge D’Alessio, hijo de la popular cantante Lupita D’Alessio.

El grupo interpretó el himno ante los aficionados que se dieron cita en el Estadio Azteca de la Ciudad de México y, casi inmediatamente, en Twitter comenzaron a surgir comentarios que destacaban la similitud entre la canción y el himno del centenario del Sevilla, estrenado en 2005, cuyo autor es el cantante Javier Labandón, El Arrebato.

El domingo, Jorge D’Alessio escribió un tuit en aparente reacción a la polémica.

El escándalo llegó hasta España, donde la noticia del supuesto plagio acaparó los noticiarios deportivos.

Incluso el Sevilla dijo que estaría analizando posibles acciones legales, mientras que El Arrebato coincidió en las similitudes entre ambas canciones.

Ante esta situación, la noche del martes, D’Alessio emitió un comunicado en el que negó el supuesto plagio y dijo que “expertos en la materia ya están realizando los peritajes pertinentes a efectos de comparar las dos composiciones”.

También se disculpó en caso de alguien se hubiera sentido ofendido con la situación.

Posteriormente, el equipo mexicano dijo en un comunicado que “si bien la obra musical es una obra original, ha causado algunas molestias, por lo que esta canción no volverá a ser utilizada por parte del Club de Futbol América”.

Además, el América se deslindó de cualquier responsabilidad respecto a la canción y ofreció una disculpa a la afición y a quien se hubiera sentido ofendido.