(CNN Español) - El anhelo de una selfie muy popular puede matarte: si esto implica tomarte la foto en lugares o situaciones con algún tipo de riesgo como alturas elevadas, cuerpos de agua (mar, ríos o lagos), carrileras de tren o carreteras y mientras conduces. Desde marzo de 2014, 127 personas han muerto por intentar tomarse una selfie. De las cuales, 73 ocurrieron en los primeros ocho meses de 2016.

Las cifras fueron recopiladas en un estudio que hicieron seis investigadores de la Universidad de Carnegie Mellon (Estados Unidos), el Instituto de Información Tecnológica de Nueva Delhi (India) y el Instituto Nacional de Tecnología de Tiruchirappalli, también en India. Y advirtieron que la causa más común fue por caídas de lugares altos (edificios y montañas), seguida de accidentes en trenes (atropellos a las personas por estar en la vía, para ser más exactos).

¿Se está convirtiendo este fenómeno social en un peligro potencial? En 2015 hubo más muertes por selfies que por ataques de tiburón (aunque esto no quiere decir que las selfies sean más mortales que los ataques de estos animales). Pero, además, en las 127 muertes registradas desde 2014 hubo 24 accidentes grupales. Es decir que varias víctimas perecieron en un mismo evento. Es el caso de 10 jóvenes que navegaban en lago Mangrul en India y el bote en el que iban se volcó cuando intentaban tomarse una selfie. Siete de ellos murieron.

Los hombres son más propensos a este tipo de accidentes, incluso cuando las mujeres se toman más selfies. El estudio señaló que el 75,5% de las víctimas reportadas fueron hombres.

La investigación añadió que “dada la influencia de las selfies y el aumento significativo en el número de muertos y heridos debido al hecho de tomarse estas fotos, es importante estudiar en detalle los incidentes para desarrollar tecnologías que permitan reducir estos casos”. Por eso, el equipo detrás de este estudio está desarrollando una aplicación para advertirles a los usuarios cuando una selfie es muy peligrosa, dependiendo del lugar en el que se encuentren.

Pero esa no es la única medida que se ha tomado. La India prohibió las selfies en ciertos lugares con el ánimo de proteger a sus habitantes de morir a causa de un accidente.

De hecho, las autoridades envían patrullas de policía para prevenir fatalidades relacionadas con las fotos. Pero esta medida no es gratuita: el país que registró más muertes por una selfie fue justamente India con 76 víctimas (51,76%). En la clasificación sigue Pakistán con nueve muertes y Estados Unidos con ocho. En Russia se presentaron seis muertes, antecediendo a Filipinas y China con cuatro víctimas cada uno.

También el año pasado, el gobierno de Rusia lanzó una campaña para mitigar los casos de muertes por selfies. Así, el despliegue publicitario buscaba informar los riesgos que puede tener intentar tomarse una foto en el lugar equivocado. "Ni un millón de 'me gusta' en las redes sociales valen tanto como tu vida y tu bienestar”, aseguraba la campaña.

La mayoría de las 127 muertes reportadas fueron de personas entre los 20 y los 24 años (45 decesos). En el caso de los menores de 20 años, la cifra fue de 41 víctimas y 17 personas mayores de 30 años también murieron.

Por su parte, el movimiento Selfie To Die For (Una selfie para morir) ha publicado varias imágenes y videos para crear conciencia sobre el peligro de tomarse fotos indiscriminadamente en lugares inadecuados. “Salva a ese amigo o amiga que enloquece por las selfies apoyando este movimiento”, explican en su página oficial y piden que se firme una petición para que estos casos no vuelvan a ocurrir. Parece que llegó la hora de preocuparnos a fondo por el fenómeno de las selfies y no sólo por todos los 'me gusta' que acarrean.