(CNN Español) - Desde el 2015, cada 30 de noviembre los argentinos festejan una de sus mayores tradiciones, la de tomar una infusión de yerba mate en agua caliente.

Este año, en coincidencia con la segunda celebración del Día Nacional del Mate, un estudio privado del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), publicado el domingo por la agencia de noticias Télam, asegura que el 98% de los hogares argentinos consume esa yerba.

De acuerdo con el estudio, que fue contratado y pagado por el INYM, entidad dedicada a promover su consumo, un argentino toma 100 litros de mate al año, mientras en ese mismo periodo de tiempo bebe alrededor de 50 litros de gaseosa, 30 de vino, 34 de cerveza y 18 de agua mineral. El estudio fue realizado con 1.000 personas en todo el país, mayores de 16 años y que previamente se habían definido como consumidores de mate por lo menos una vez por semana.

El mate —una bebida que consumen los pueblos originarios guaraníes desde hace varios siglos— se toma también con fervor en Uruguay y con menos pasión en Paraguay y en el sur de Chile.

"El mate es el producto que más representa a los encuestados como argentinos y tiene una función social y emocional muy fuerte en nuestra cultura, generando un vínculo de pertenencia, una especie de conector entre los consumidores que hace de nuestra infusión nacional, una bebida muy especial", aseguró a CNN en Español Carlos Coppoli, subgerente de marketing del INYM.

La fecha del 30 de noviembre fue escogida por el Congreso de Argentina para conmemorar el nacimiento de Andrés Guacurarí y Artigas (‘Andresito’), el primer gobernador indígena de la historia argentina al frente de la llamada Provincia Grande de Misiones, entre 1811 y 1821, y a quien en ese país reconocen por fomentar la producción y el comercio de la yerba mate.

Los defensores de la yerba mate aseguran que además de hidratar tiene otros beneficios para la salud, entre ellos ayudar a eliminar el colesterol malo en la sangre gracias a la acción de sus taninos y cumplir con una función antioxidante.

También tiene vitaminas del grupo B y se le reconoce como un energizante natural por una sustancia llamada "xantina" que, de acuerdo con el estudio divulgado por Télam, despierta naturalmente al cuerpo "desde el punto de vista neurológico, cardiológico y nervioso".

“La yerba mate aparece en el medio de todas las diferencias. Cualquier distancia desaparece con cada cebada, porque frente al mate somos todos iguales”, aseguró a Télam Valeria Trapaga, considerada la primera sommelier del mundo especializada en cata de yerba mate y quien trabaja para la fábrica de yerba Taragüi, una de las más populares de Argentina.

Sin embargo, el mate también tiene detractores, y no solo por su sabor amargo. Debido a sus efectos estimulantes, que aumentan la presión arterial y el ritmo cardiaco, se recomienda no mezclarlo con bebidas que tengan cafeína.

Y en junio pasado se conoció una alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aseguró que el consumo de bebidas muy calientes, a más de 65 grados centígrados, aumenta el riesgo de padecer cáncer de esófago.

Aunque no estaba dirigida específicamente al mate, la alerta de la OMS incluyó una recomendación para tomar el mate y el café ni muy caliente ni muy frío, luego de que 23 especialistas del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de esa entidad revisaron la literatura científica existente sobre el tema y concluyeron que el consumo de bebidas “muy calientes” (por encima de 65°C) es “probablemente carcinogénico”.