Moscú (CNN) - El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que su país está dispuesto a cooperar con el nuevo gobierno estadounidense, al dar este jueves su discurso anual sobre el estado de la unión en Moscú.

Sus comentarios llegan en un momento en el que las relaciones entre ambos países han caído hasta su punto más bajo desde la Guerra Fría, en medio de la guerra en Siria, las acciones rusas en Ucrania y las acusaciones de intromisiones del Kremlin en las elecciones presidenciales estadounidenses.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sin embargo, ha alabado a Putin como un líder firme y ambos han indicado que quieren mejorar las relaciones.

"Estamos preparados para cooperar con el nuevo gobierno estadounidense", dijo Putin en su discurso, aunque no mencionó a Trump por su nombre. "Es importante normalizar y comenzar a desarrollar relaciones bilaterales en una base de igual y mutuo beneficio", aseguró. "Los esfuerzos mutuos de Rusia y Estados Unidos en resolver los problemas globales y regionales son del interés del mundo entero".

Putin también remarcó que esperaba unirse a los estadounidenses en la lucha contra la amenaza del terrorismo internacional.

Esto, según ha dicho el mandatario ruso, es exactamente lo que los militares risos han hecho en Siria, al apoyar las fuerzas del presidente Bashar Al Assad contra los rebeldes opositores.
"Tenemos la responsabilidad común de asegurar la seguridad y la estabilidad internacional y fortalecer la no proliferación (de armas nucleares)", aseveró. "Me gustaría subrayar que los intentos por destruir esta prioridad estratégica son altamente peligrosos y podrían llevar a una catástrofe mundial. No podemos olvidarnos de eso ni por un segundo", añadió.

Putin: Rusia no quiere una confrontación

En un discurso notablemente desprovisto de fuegos artificiales comparado con sus dos anteriores pronunciamientos sobre el estado de la unión, el presidente ruso también dijo que su país estaba listo para ayudar a resolver los problemas internacionales.

"No queremos confrontaciones con nadie. No lo vemos como algo necesario", afirmó. "A diferencia de nuestros homólogos extranjeros, no buscamos enemigos. Necesitamos amigos".

Pero, también añadió, "no permitiremos violaciones a nuestros intereses". Rusia continuará construyendo su futuro sin que otros le digan qué hacer, agregó.

"Justicia, equidad y respeto en los asuntos internacionales, esta tendría que ser la tendencia en el siglo XXI, pero tristemente estos desarrollos en las relaciones internacionales tras la Guerra Fría se han ido desperdiciando", adujo.

"Deberíamos enfocarnos en la nueva tendencia de desarrollo internacional incluso si tenemos dificultades en nuestras relaciones con algunos países, como los Estados Unidos, las cuales están un poco frías".

Putin afirmó que confiaba en que el diálogo positivo con la Unión Europea era posible.

Al mismo tiempo, habló sobre el giro ruso hacia Oriente, citando la importancia de sus relaciones con China, India y Japón.

El tono más mesurado de Putin este año podría reflejar las recientes encuestas que indican que una gran mayoría de rusos quieren una mejora en sus relaciones con Occidente.

Él también puede estar viendo que la llegada de Trump a la Casa Blanca como una oportunidad de posicionar a Rusia y a Estados Unidos como iguales en la esfera mundial.

Enfoque interno

En la primera hora de su discurso, Putin se enfocó de manera drástica en asuntos económicos domésticos, mientras resaltó al pueblo ruso por permanecer unidos frente a las "difíciles condiciones".

Gracias a un programa de ayuda estatal, según dijo, la agricultura es ahora "una industria exitosa que alimenta al país y va a nutrir los mercados internacionales".

El jefe de Estado ruso afirmó que las sanciones internacionales impuestas tras la anexión rusa de Crimea en el 2014 han ayudado a hacer crecer los mercados internos. Agregó que la exportación de productos agrícolas contribuye ahora más a la economía rusa que el comercio de armas.

El líder del Kremlin también habló acerca de la necesidad de incrementar la inversión en salud, educación, tecnología y ciencia, y dijo que era importante que Rusia fortaleciera su posición en la economía global.

Rusia necesita reforzar sus defensas contra ciber ataques, según dijo, "porque esa es la base de nuestra futura defensa y la seguridad de nuestro país".

En el pasado verano, funcionarios de inteligencia estadounidense acusaron a Rusia de entrometerse en las recientes elecciones presidenciales, hackeando al Comité Nacional Demócrata y exponiendo correos electrónicos de la campaña de Hillary Clinton.

Las relaciones de Trump con Putin fueron duramente sometidas a escrutinio durante la pasada campaña. El miércoles, Putin dijo durante una conferencia sobre política exterior en Moscú que recientemente había hablado por teléfono con Trump y que sus opiniones "coincidían" en que las relaciones entre ambos países tenían que ser "fortalecidas".
Trump's relationship with Putin was heavily scrutinized during the campaign.

Jill Dougherty, de CNN, reportó desde Moscú y Laura Smith-Spark, también de nuestra cadena, escribió y reportó desde Londres. Milena Veselinovic también contribuyó a este artículo.