Nota del editor: Peter Bergen es analista de Seguridad Nacional de CNN, vicepresidente de New America Foundation y profesor de práctica de la Universidad Estatal de Arizona. Es el autor de 'United States of Jihad: Investigating America's Homegrown Terrorists.

(CNN) - Una vez más el mundo vio imágenes de lo que las autoridades están investigando como un ataque terrorista llevado a cabo con un vehículo. Esta vez en Berlín, donde un trailer se abalanzó el lunes sobre un mercado navideño, matando al menos a 12 personas.

Fue una versión más letal del ataque terrorista de hace tres semanas, en el que Abdul Razak Ali Artan, un residente legal en Estados Unidos, atropelló con su auto a un grupo de personas, hiriendo a 11 en la Universidad Estatal de Ohio. Artan atacó luego al grupo con un cuchillo antes de que un policía lo matara.

Los funcionarios de contraterrorismo suelen preocuparse por los camiones bomba, pero ahora tienen también que hacerlo por camiones y otros vehículos que, convertidos en armas, pueden generar múltiples muertes en eventos públicos.

Esto se vio muy claramente en el caso del terrorista que mató a 86 personas con un camión. Las víctimas estaban celebrando el Día Nacional francés el 14 de julio, en el Paseo de los Ingleses en Niza, en la costa sur de ese país. El uso de esta táctica fue propuesto por la división yemení de al Qaeda en su revista web Inspire, en la que llamó a potenciales terroristas en Occidente a usar camiones como armas. Un artículo del 2010 titulado "La máquina podadora más avanzada" llamó a utilizar estos vehículos como "máquinas cortadoras, no para podar pasto, sino para matar a los enemigos de Alá".

Cuatro años más tarde, un portavoz de ISIS alentó a llevar a cabo ataques similares, asegurando que los seguidores deberían usar carros para "aplastar" a los enemigos de los yihadistas.

Inspirado al parecer por este llamado, el canadiense Martin Rouleau Couture atropelló con su vehículo a dos soldados en Quebec, el 20 de octubre del 2014, matando a uno e hiriendo al otro.

Los terroristas palestinos que atacaron a civiles israelíes han usado frecuentemente vehículos como armas. Lo que es particularmente aterrador es que los civiles occidentales pueden estar por ahí pensando en lo que van a hacer en su día y terminar muertos de esta manera, ya sea en una celebración festiva en Francia, yendo a la universidad en Estados Unidos o visitando un mercado navideño, un lunes en Berlín.

Los ataques con autos o camiones son algunos de los más difíciles de enfrentar debido a que no necesitan un entrenamiento especial, no involucran la preparación de armas como dispositivos explosivos y no se necesita de la compra de rifles de asalto de estilo militar, que en los países occidentales no son fáciles de obtener.

Sin embargo, como hemos visto, estos ataques de baja tecnología pueden ser muy letales.