(CNN) - Se ha dicho hasta la saciedad que 2016 acabó con la vida de muchas de las celebridades internacionales más admiradas: Bowie. Ali. Prince. Carrie. Sí, fue malo. Pero, ¿fue el año más mortífero para los famosos? No hay una forma científica de medirlo, pero de todos modos lo intentamos.

Cine

Empezamos revisando las muertes de nominados al Óscar en las categorías de actuación - tal vez la principal forma de medir el estrellato en el mundo del cine - a partir de 2006. Con base en este criterio, 2016 fue un año bastante promedio. Perdimos a Debbie Reynolds, Gene Wilder y algunos otros, pero la cifra mortal no fue nada comparada con la de 2014, cuando fallecieron 10 nominados al Óscar, entre ellos Lauren Bacall, Philip Seymour Hoffman y Robin Williams. (Para ser justos, el conteo del año actual excluye a Carrie Fisher, quien nunca fue nominada).

Música

Para este categoría, revisamos las muertes de ganadores del Grammy solo en categorías de actuación, no técnicas. Y sí, 2016 realmente fue un año brutal para nuestros héroes musicales. Dijimos adiós a 13 ganadores del Grammy, incluyendo gigantes de la talla de Leonard Cohen, Glenn Frey y Maurice White. No fue tan siniestro como 2006, cuando murieron 15 ganadores, incluyendo a Lou Rawls, Freddy Fender y Billy Preston. Pero la importancia de las estrellas que se fueron este año - ¡OMG, Prince! - es mucho mayor.

Televisión

Aquí, contamos a ganadores y nominados en las principales categorías de actuación del Emmy –solo para series de comedia y drama– en los últimos 11 años. Perdimos a ocho de estos ganadores en 2016, incluyendo a la estrella de talk-shows Garry Shandling. Tratándose de estrellas de TV fallecidas, 2014 fue el año más cruel, pues perdimos a Sid Caesar, James Garner y a la estrella de The Brady Bunch, Ann B. Davis.

Deportes

La revista Sports Illustrated ha elegido a su deportista del año - un buen criterio en cuanto a excelencia en el deporte y fama– desde 1954. En 2016, perdimos a tres de ellos: la estrella del boxeo Muhammad Ali, el golfista Arnold Palmer y el entrenador Pat Summitt. Ningún otro año en la última década ha visto morir a más de uno en esta categoría.

Paseo de la Fama

Algunas celebridades, como la estrella de televisión Florence Henderson, alcanzaron gran fama sin haber ganado un Emmy, un Óscar o un Grammy. Así que también volteamos a ver a las estrellas del Paseo de la Fama de Hollywood. Caminando por Hollywood Boulevard uno puede ver los nombres de varias estrellas que murieron este año, 15 para ser exactos, entre ellos Zsa Zsa Gabor, quien fue famosa por... bueno, por ser famosa. Pero 2016 es solo el tercer año más mortífero entre los homenajeados en el Paseo de la Fama, detrás de 2012 y 2006. Solo en este último, perdimos a 18 estrellas, entre ellas el comediante Red Buttons.

El veredicto

Sí, 2016 fue de hecho un año de muerte. Perdimos a 34 celebridades, según nuestro recuento que, como ya admitimos, no tiene base científica, pues solo considera a las celebridades ganadores de premios Óscar o Grammy, como Debbie Reynolds, que aparece en múltiples categorías. Pero no es el peor de la historia (en 2009, Michael Jackson y Farrah Fawcett murieron ¡EL MISMO DÍA!).

Tratándose de números fríos, este año es superado por 2006, cuando fallecieron unas 36 celebridades, entre ellas el actor Jack Palance y el cantante James Brown, quien debe seguir dando shows en el Cielo. Así que la próxima vez que alguien se queje de que 2016 se llevó a todos nuestros héroes, diles que podría ser peor. Porque ya ha sido peor.