(CNN Español) - La Misión de la ONU en Colombia emitió este martes un breve comunicado en el que se pronunció sobre la polémica generada en el país suramericano por el video que muestra a unos verificadores de esa organización bailando con guerrilleras de las FARC durante la celebración del Año Nuevo en una de las zonas donde los miembros de la guerrilla se concentrarán para dejar las armas.

Para la ONU ese comportamiento es “inapropiado” y no refleja sus “valores de profesionalismo e imparcialidad”.

“Algunos medios de comunicación publicaron ayer un video mostrando dos observadores de la Misión de la ONU en Colombia bailando el 31 de diciembre en un Punto de Preagrupamiento Temporal de las FARC-EP. Este comportamiento es inapropiado y no refleja los valores de profesionalismo e imparcialidad de la Misión. La Misión de la ONU en Colombia tomará las medidas que correspondan”, se lee en la comunicación.

Se trata de dos observadores del Mecanismo de Monitoreo y Verificación del cese del fuego bilateral y definitivo que, según lo pactado en el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y la guerrilla el pasado 24 de noviembre, será tripartito e incluirá a delegados del Gobierno, de las FARC y de Naciones Unidas. Estos últimos -se identifican porque visten un chaleco azul claro- son observadores no armados de los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y serán quienes encabecen el mecanismo.

“La Misión de la ONU en Colombia reitera a la opinión pública su total compromiso con una verificación objetiva y rigurosa del Acuerdo de Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas”, añade el comunicado.

El video, revelado por la agencia española de noticias Efe, muestra a guerrilleros del Frente 59 de las FARC mientras celebran con miembros de la Misión de Verificación de la ONU, y describe cómo fue la comida y la fiesta de Año Nuevo en un campamento que, según Efe, está ubicado en el departamento de La Guajira, en la costa Caribe de Colombia.

De acuerdo con la agencia de noticias, la cena incluyó “cerdo, gallina, buñuelos, dulces y chocolates” y “los guerrilleros celebraron en el norte del país la Nochevieja con la certeza de que sería la última vez que estarían en el monte con el fusil al hombro”.

Mira también: Así vivieron las FARC el que podría ser el último Año Nuevo que celebren armadas

365220

Algunos usuarios de redes sociales se pronunciaron en contra de la participación de miembros del Mecanismo de Monitoreo y Verificación de la ONU en la celebración de Año Nuevo de la guerrilla, mientras que otros desestimaron el hecho:

Senadores y representantes a la Cámara del partido Centro Democrático, que se ha opuesto férreamente al acuerdo de paz logrado con las FARC y que es liderado por el expresidente Álvaro Uribe, se sumaron a la voz de rechazo por el hecho.

María Fernanda Cabal, representante de ese partido y una de las más duras críticas del proceso de paz, calificó el hecho como "una burla" y dijo que "no se puede confiar en la imparcialidad de los delegados de la ONU".

La también representante a la Cámara por el Centro Democrático Margarita Restrepo dijo que el baile de los miembros de la ONU con las guerrilleras es una “vergüenza internacional” y calificó las imágenes de "humillantes y ofensivas".

Sin embargo, el comandante de las FARC Rodrigo Londoño, alias 'Timoleón Jiménez' o 'Timochenko', pidió a través de un mensaje en su cuenta de Twitter no exagerar y aseguró que ya “no saben cómo hacer noticia” con la guerrilla”. Según él, “el escándalo de la semana es que celebramos la bienvenida del Año Nuevo” y añadió que el fin de año se celebró con los fusiles silenciados, tanto por parte de sus hombres como por parte del Ejército.

No fue el único que salió a criticar la airada reacción del Centro Democrático. En declaraciones al diario colombiano El Espectador, el senador Armando Benedetti, del Partido de la U (creado por Uribe y por el que Juan Manuel Santos llegó a la presidencia en el 2010), pidió “no dramatizar”.

“Esas son cosas que no deben pasar, pero tampoco los del no y los del nunca deben dramatizar. Ni bailar ni tomar trago está prohibido. Eso no debe pasar, pero ya que esa situación pasó no vengamos a caer en el juego de que no hay proceso de paz”, dijo Benedetti.