(CNN) - Aunque ha dicho que se mantiene comprometido a trasladar la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén, se espera que el gobierno de Trump se mueva cautelosamente en términos de tiempo, ya que se enfoca en asuntos críticos en la relación estadounidense con el gobierno israelí y consulta con sus aliados sobre el camino a seguir, según le dijeron fuentes diplomáticas a CNN.

La Casa Blanca confirmó que el presidente Donald Trump invitó al primer ministro Benjamin Netanyahu a Washington a principios de febrero en una llamada telefónica entre los dos líderes este domingo.

Un alto funcionario del gobierno dijo que trasladar la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén desde Tel Aviv sigue siendo una prioridad para el presidente, pero advirtió que no sería rápido. No se esperan anuncios este lunes o en los próximos días, dijo el funcionario, y añadió que trabajar en el tema será una de las primeras tareas en espera de Jared Kushner, consejero senior y yerno de Trump.

El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, dijo este lunes a la radio del ejército israelí que está en contacto con la Casa Blanca para trasladar la embajada a Jerusalén.

"Sé, por las conversaciones que mantengo con miembros del gobierno estadounidense, que sus intenciones son serias", dijo Barkat. "Ellos tienen varios contactos en Jerusalén que podrían proporcionar una solución. Definitivamente pienso que no se puede trasladar una embajada en un día".

Diplomáticos árabes y europeos dijeron que hay señales de que Trump y sus asesores podrían retrasar la implementación de una reubicación formal por las advertencias que funcionarios árabes y europeos le han hecho al nuevo gobierno, pues piensan que la medida podría desencadenar la violencia, socavar el proceso de paz y perjudicar a EE.UU., y poner en peligro al personal estadounidense. Ellos han instado al gobierno entrante a consultar con los aliados sobre este traslado y ponerlo en el contexto de una estrategia más amplia para abordar el conflicto entre israelíes y palestinos.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, subrayó este domingo que el gobierno estaba en las primeras etapas de las discusiones sobre la promesa de campaña de Trump de trasladar la embajada estadounidense desde Tel Aviv a Jerusalén. Cuando a Spicer se le preguntó si un movimiento sería anunciado pronto, él les dijo a los periodistas: "Estamos en las primeras etapas de discutir este tema".

La semana pasada Spicer dijo que "habrá otro anuncio" sobre el traslado de la embajada, diciendo que "el presidente ha dejado claro que Israel no ha obtenido el respeto que merece".

Sin embargo, el tema de la movilización de la embajada, que representaría un cambio importante en la política estadounidense, no fue el foco de la llamada de este domingo entre Trump y Netanyahu, según dijeron funcionarios del gobierno de EE.UU. y de Israel. Las declaraciones de ambos gobiernos sobre la llamada ni siquiera mencionaron el tema, diciendo que los dos líderes hablaron sobre Irán, Siria y la paz entre israelíes y palestinos.