(CNNMoney) - Miles de mexicanos han protestado, algunos han hecho saqueos, y eso ha obligado incluso a que EE.UU. cierre un paso fronterizo.

Pero su protesta no es contra el presidente Donald Trump y sus amenazas para México.

Protestan contra los elevados aumentos de los precios del combustible —lo que llaman el "gasolinazo"— que entraron en vigor en enero.

"Lo que Trump está haciendo no nos sacude. El gasolinazo nos preocupa", dice Fernando Mejia Ortiz, pintos de Cabo San Lucas, quien visitaba Ciudad de México con su esposa Eva.

Como parte de un plan para desregular los precios y recortar los subsidios, el gobierno mexicano aumentó los precios de la gasolina hasta 20%.

El alza llevó a protestas violentas en varios puntos del país, que dejaron al menos seis muertos y 1.500 personas arrestadas.

Cientos de estaciones de servicio cerraron por temor a saqueos y vandalismo.

Se suponía que los precios iban a subir de nuevo el 3 de febrero, pero el aumento fue suspendido después de las protestas y la reacción negativa del público.

El gobierno mexicano decidió postergar la segunda alza de precios al 18 de febrero, diciendo que la volatilidad en los precios del petróleo a nivel internacional es una de las principales razones.

quote-trump-gasolinazo

En diciembre, Mejía Ortiz gastó 520 pesos (alrededor de 25 dólares) por una semana de gasolina. Ahora paga 580 pesos.

"Puede parecer poco pero cuando lo cuentas en el tiempo, te das cuenta", dice Mejía Ortiz, de 38 años, quien gana alrededor de 2.300 pesos (112 dólares) a la semana.

LEE: #AdiósStarbucks: la amenaza mexicana contra los productos de Estados Unidos

precio-gasolina-mexico

 

El fin de semana pasado, los mexicanos siguieron con las protestas, tomándose las calles de Ciudad de México y otras ciudades de país. En la ciudad fronteriza de Tijuana, las protestas se salieron de control y las autoridades de EE.UU. cerraron temporalmente la frontera.

Es un momento particularmente difícil para los mexicanos, ya que su moneda, el peso, ha caído a niveles mínimos históricos. Ha caído 11% desde que trump ganó la elección.

Las amenazas de Trump a México han debilitado al peso, y podrían afectar seriamente la economía del país, que envía 80% de sus exportaciones al norte de la frontera.

Los mexicanos saben que Trump podría afectar sus trabajos, salarios y el dinero que sus familiares en EE.UU. envían a casa. Una gran protesta contra Trump está programada para este domingo en Ciudad de México.

Pero por el momento, es el alza en las gasolinas lo que golpea las billeteras mexicanas.

No solo es el combustible. Los precios es los alimentos han aumentado como resultado del alza en la gasolina, pues las compañías cobran más para transportar alimentos y bienes. Los medios locales reportaron en enero que los precios de los alimentos han aumentado en 17 de los 31 estados de México, y los precios de los huevos han aumentado 16% de un día para otro.

Javier Ramos, un abogado, dice que está recortando gastos, incluso comprando menos pollo debido a las alzas.

mexico-gasolina-quote-2

Para alimentar a su familia de cinco integrantes, solía comprar 1.000 gramos de pollo. Ahora lleva a casa alrededor de 750 gramo para su familia, compuesta por su esposa Claudia, sus hijas Angie, de 8 años, y Zuria, de 4 años, y su hijo Aaron de 3 años.

"Estamos más preocupados por el gasolinazo porque golpea nuestros bolsillos en este momento", dice Ramos, de 33 años.

Ramos dice que no es que no le preocupen Trump o lo que él significa para el futuro de México. Pero en este momento los precios de la gasolina se han vuelto una parte central de la conversación en la mesa del hogar, más que el nuevo presidente estadounidense.

Además de conducir su Mazda Impreza para llegar al trabajo todos los días, Ramos usa mucho Uber. Un recorrido típico en Uber en diciembre le costaba 80 pesos. Ahora Ramos dice que cuesta 110 pesos. También ha dejado de usar la app.

Y la vida no es más fácil para los conductores de Uber como Juan Manuel Estrada, residente de Ciudad de México.

Solía pagar entre 1.400 y 1.500 pesos a la semana por el combustible. Ahora la gasolina le cuesta 2.200 pesos a la semana. Estrada, de 62 años, casado, con tres hijos adultos y dos nietos, gana cerca de 4.000 pesos a la semana como conductor de Uber, su único ingreso.

"Mira, en este momento, como mexicano de Ciudad de México, el precio de la gasolina" es más preocupante que Trump, dice Estrada. "Todo está subiendo... salir a comer, comprar ropa, todo es más caro".