El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, durante una conferencia de prensa en la cumbre de la Unión Europea en Malta, el pasado 3 de febrero (ANDREAS SOLARO/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - En una conversación telefónica de 15 minutos, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, ofreció al mandatario estadounidense, Donald Trump, ser su interlocutor en Europa, América Latina y también el norte de África y el Medio Oriente, según el comunicado difundido por el palacio de La Moncloa tras la llamada entre ambos líderes.

La llamada entre Trump y Rajoy se enmarca dentro de la serie de conversaciones que el nuevo presidente estadounidense está teniendo con líderes mundiales. Según el comunicado de Moncloa, ambos mandatarios han abordado asuntos de interés común, como la seguridad, la economía y las relaciones bilaterales.

Uno de los aspectos abordados fue el brexit y la nueva situación que abre en Europa. Rajoy le transmitió a Trump "su convicción de que en los próximos meses se fortalecerá el proceso de integración".

El presidente del gobierno español ha mostrado su disposición a desarrollar una buena relación con el nuevo gobierno estadounidense, algo que ha reiterado después a través de su cuenta de Twitter.

España y Estados Unidos mantienen una "potente relación bilateral de defensa, con las bases españolas de utilización conjunta de Rota y Morón", se detalla en el comunicado, así como una "cooperación muy amplia" en la lucha contra ISIS.

En el comunicado no se detalla si ambos líderes hablaron de los planes de Trump de construir un muro en la frontera con México. La semana pasada, Rajoy mantuvo una conversación con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, para abordar la crisis diplomática entre los dos países vecinos, en la que ambos "han convenido aunar esfuerzos en la búsqueda de un arreglo justo, sensato y razonable para superar la actual coyuntura", según La Moncloa.

Donald Trump ya habló con otros líderes europeos durante los últimos días, incluida la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande.