(CNN Español) - Cinco jóvenes españoles, estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia (España), están en la final del concurso Hyperloop, que busca crear lo que sería el medio de transporte del futuro, una especie de cápsula al vacío en la que las personas y los objetos podrían viajar de un lugar a otro alcanzando velocidades de hasta 1.000 kilómetros por hora.

Son David Pistoni, Ángel Benedicto, Daniel Orient, Germán Torres y Juan Vicén, liderados por el ingeniero aeroespacial Vicente Dolz. Ellos deberán presentar, a mediados de año en la ciudad de Los Ángeles, el diseño final de su prototipo, junto con casi 30 equipos de instituciones tan prestigiosas como el MIT, Berkeley-Universidad de California y Carnegie Mellon (todas en Estados Unidos), la Universidad de Munich (Alemania) o la Universidad de la Delft (Holanda).

CInco estudiantes españoles clasificaron a la final del concurso Hyperloop, de SpaceX.

CInco estudiantes españoles clasificaron a la final del concurso Hyperloop, de SpaceX.

El concurso se inspiró en uno de los sueños de Elon Musk, el millonario empresario nacido en Sudáfrica pero nacionalizado estadounidense, cofundador de empresas como Tesla (calificada en algún momento como la más innovadora del mundo)SpaceX: crear el “quinto medio de transporte” para movilizar a la gente y las mercancías en cápsulas al vacío que en su forma se asemejen a un tren pero tengan una capacidad tecnológica más parecida a la de un avión y que incluso puedan llegar hasta el espacio (Marte ha sido la obsesión de Musk desde hace tiempo).

LEE: La sorprendente arma secreta de Elon Musk: ¿Donald Trump?

Pensando en ello, Musk lanzó en el 2012 un proyecto llamado Hyperloop, que desde entonces tiene trabajando a un amplio equipo de ingenieros en la idea. Y que un par de años después se convirtió en un concurso mundial, en el que talentos de todos los rincones aportan ideas para desarrollar esa especie de tren bala supersónico, el transporte del futuro.

MIRA: No es un tren, no es un avión, ¡es hyperloop!

En la ronda semifinal en la que se presentaron, el prototipo de los estudiantes españoles fue el de mejor diseño y mejor sistema de propulsión. El nuevo prototipo, que mostrarán en la final de la competencia, es una cápsula de 2 metros de largo por 1,5 metros de alto que calculan cuesta cerca de 100.000 euros, según le dijeron los estudiantes al diario El País de España.

 

Para lograrlo, han convocado a un equipo que ya suma 30 personas y, según la han dicho a la prensa de su país, ya tienen cerca de 20 patrocinadores, que les ayudan tanto como con dinero como con materiales.

“La tecnología ya existe y se está utilizando en diferentes campos; se trata de combinarla y aplicarla a este proyecto”, le dijo uno de los estudiantes españoles, Daniel Orient, al periódico El País. “Esto es un tubo de acero, que sabemos hacer, apoyado en pilares, que sabemos hacer, y un vehículo que se desplaza a altas velocidades a través de un tubo a propulsión. Ya hay trenes que levitan en Japón. Esto se puede hacer: es un problema de inversión y de intención”.