Imagen de archivo. Un joven de 16 años fue capturado por supuestamente haber abusado y matado a una niña de 7 años en Bolivia. (Crédito: THOMAS COEX/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - Habitantes de la comunidad de Toro Toro, en el departamento de Potosí, quemaron vivo a un adolescente de 16 años, acusado de haber violado a una niña de siete años, informó la agencia de noticias estatal ABI.

Los hechos ocurrieron el pasado 27 de febrero a eso de las 10 a.m. cuando las autoridades encontraron el cadáver de la menor de 7 años, quien fue vista por última vez el día anterior a eso de las 8 p.m., según relató a CNN en Español el fiscal de Potosí, Fidel Castro, quien investiga el caso.

El fiscal dijo que testigos dijeron haber visto al joven de 16 años alejarse con la niña el domingo 26 de febrero en horas de la noche; momentos antes la menor estaba en la plaza principal de Toro Toro —una pequeña población ubicada Charcas, en el departamento de Potosí, al sur de la Paz— esperando el desfile del carnaval.

La niña fue encontrada sin vida con “serias lesiones en su cuerpo y visibles signos de haber sido abusada o agredida sexualmente”, dijo Castro a CNN en Español, quien agregó que cerca de donde se halló el cadaver de la niña había una camisa que pertenecía al presunto violador, por lo que se procedió a detener al joven.

"Los testigos indicaron que lo vieron [al joven] con esa ropa y esa camisa se encontró en el lugar", explicó Castro.

La niña murió por el golpe de una piedra en la cabeza que provocó el derrame de la masa encefálica, según el fiscal Castro, que añadió que también sufría lesiones en las costillas de acuerdo con el examen de Medicina Legal.

Como Toro Toro es un pueblo pequeño, la noticia del arresto del joven se esparció rápidamente. Cientos de habitantes —más de 300, dice Castro— se reunieron frente a la estación de policía en la que estaba detenido el hombre y lo atacaron.

Castro relata que la fiscal que atendió el caso ese día “hizo lo posible para convencerlos de que no hicieran lo que estaban pensando, que era lincharlo, [pero] han ingresado al módulo policial, han tomado al joven y lo han quemado. Eso es lo que ocurrió”.

El joven, cuyo nombre no fue revelado a este medio por la fiscalía, murió tras el ataque, confirmó el fiscal Castro.

El ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Héctor Arce, condenó tanto la violación y muerte de la niña, como el linchamiento del adolescente.

"Lamentamos ese hecho, es totalmente condenable la violencia que se ejerció contra una niña que perdió la vida, pero también es condenable que la sociedad se tomen la justicia en propias manos", dijo Arce, según reportó ABI.

El ministro de Justicia y Transparencia solicitó que se investiguen tanto la presunta violación y asesinato de la como la violenta muerte del joven a manos de la multitud.

“Aquí ha habido más que todo venganza”, puntualizó el Castro.