(CNN) - El presidente de Brasil, Michel Temer, ha desatado una ola de críticas tras un discurso con motivo del Día Internacional de la Mujer, por sus referencias a las funciones domésticas de las mujeres.

El discurso del miércoles comenzó con bastante cordialidad, con felicitaciones a las mujeres representantes en el Senado y la Cámara Baja, que estuvieron presentes en el evento en el palacio presidencial de Planalto.

Asimismo, destacó la importancia de las luchas de las mujeres en Brasil, desde la obtención de iguales derechos de voto hasta la lucha contra el feminicidio.

El mandatario comparó los éxitos del país frente a otros que todavía tratan a las mujeres como "ciudadanos de segunda clase", y alabó a su esposa, Marcela, y a otras mujeres en su vida por todo lo que hacen "en la casa, en el hogar y por sus hijos".

Si bien estos comentarios pueden haber dado lugar a algunos tibios aplausos, fue su elogio de las "contribuciones económicas" de las mujeres los que dejaron pasmados a los usuarios de redes sociales brasileños.

"Nadie es más capaz de señalar los desequilibrios en, digamos, los precios del supermercado como las mujeres", dijo Temer.

"Nadie es más capaz de detectar la eventual fluctuación económica como las mujeres, ya que controlan los incrementos y disminuciones de los presupuestos domésticos".

Los comentarios fueron señalados rápidamente por los brasileños, muchos de los cuales los consideraron sexistas.

"En serio Temer, ¿el papel de la mujer en la economía es solamente comprobar los precios del supermercado? ¿Con nosotras ganando menos y trabajando mucho más?", dijo una usuaria de Twitter.

El periodista brasileño Andre Trigueiro dijo que la "visión" de Temer le recordaba a las referencias bíblicas que equiparan a las mujeres a la costilla de Adán.

"Si crees que tu trabajo es duro, imagina cómo se siente la Secretaria Especial de Políticas para la Mujer", escribió la usuaria de Twitter Monica Canejo.