(CNN) - La oficina del fiscal general del estado de Washington le pedirá a un juez federal en Seattle que bloquee el nuevo decreto inmigratorio de Donald Trump, uniéndose así a Hawai, que fue el primer estado en desafiar la nueva regulación.

El fiscal general del estado, Bob Ferguson, asegura que a pesar de que presenta cambios significativos frente a la versión anterior, el nuevo decreto todavía tiene vicios legales.

“El decreto modificado reduce el alcance de las personas que se ven afectadas negativamente, pero eso no significa que haya resuelto sus problemas constitucionales. Todavía le causa daño a los habitantes del estado. Creemos que tenemos motivos para mostrar que el estado de Washington y los habitantes del estado han sido perjudicados por el decreto modificado”, dijo Ferguson en una conferencia de prensa.

El juez federal James Robart suspendió temporalmente el primer decreto inmigratorio de Trump el pasado 3 de febrero.

LEE: ¿Quién es el juez que suspendió el decreto inmigratorio de Donald Trump?

A lo largo de todo Estados Unidos se han llevado a cabo varias protestas en contra del decreto inmigratorio de Trump.

Trump firmó un nuevo decreto inmigratorio este lunes, que prohibe la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana (Irán, Siria, Libia, Somalia, Sudán y Yemen) por 90 días y prohibe la entrada de todos los refugiados por 120 días, pero excluye a los residentes que poseen una green card y a aquellos con visas válidas. De la primera parte del decreto original, la prohibición de la entrada de ciudadanos de países de mayoría musulmana, salió Iraq.

El Departamento de Justicia presentó una notificación este lunes, en la que asegura que el gobierno cree que el nuevo decreto inmigratorio “queda fuera del ámbito” del fallo del juez que bloqueó el decreto original.

El gobierno afirma que realizó cambios sustanciales en el nuevo decreto y dice que “aclara y reduce el alcance del decreto inmigratorio, elimina la necesidad de una nueva revisión y suprime las potenciales preocupaciones constitucionales identificadas por el Noveno Circuito”.

El nuevo decreto inmigratorio entrará en vigencia el próximo 16 de marzo.