(CNN) - Internet no tiene un interruptor para apagarlo. Aunque es interesante imaginarse presionando un gran botón rojo y apagar internet en todo el mundo, en realidad es mucho más complicado que eso.

Sin embargo, es posible que personas, empresas y gobiernos apaguen ciertas partes de internet. Hay bloqueos nacionales en lugares como Egipto y Gabón durante disturbios políticos, e interrupciones temporales en India cuando el gobierno se apaga el internet mientras los estudiantes rinden sus exámenes. Facebook le sigue la pista a sigue este tipo de interrupciones. Tanto el monitoreo interno como la gente sobre el terreno contribuyen a este esfuerzo.

Matt Perault, director global de desarrollo de políticas en Facebook, comenzó en enero del 2011, en el momento en que Egipto llevó a cabo amplias interrupciones en internet para sofocar las protestas. Durante los siguientes años, notó que los bloqueos seguían ocurriendo con cierta frecuencia, sólo que en una escala más pequeña.

"Sentimos que no recibían la atención que merecían", dijo Perault durante un panel este viernes en el festival SXSW Interactive. "Así que trabajamos con un grupo de organizaciones para tratar de llamar la atención sobre este tema".

No se trata sólo de perder el acceso a Facebook. Por ejemplo, hizo referencia a un reciente informe del Instituto Brookings que concluyó que los bloqueos temporales de internet costaron unos 2.400 millones de dólares en el 2015.

Puedes pensar en internet como una estructura de tres capas diferentes: está la infraestructura que le da poder (cables y satélites). Luego está el protocolo, que incluye cosas como hosts y proveedores, y en tercer lugar, están las aplicaciones, como Facebook.

Cada una de estas capas tiene diferentes responsabilidades, como explicaron Perault y sus colegas panelistas, y los países o gobiernos pueden afectarlos de una manera diferente. Un proveedor de servicios de internet podría dejar de servir en un país, o un gobierno podría bloquear servicios específicos como Facebook o WhatsApp.

En China, el "gran cortafuegos" bloquea todo tipo de contenido, incluyendo Facebook, Twitter y el New York Times. En Gabón el año pasado, las interrupciones nocturnas impidieron que la gente se conectara a cualquier sitio web.

Muchos sitios de Internet extranjeros están censurados en China, entre ellos Facebook y Google. (Crédito: Getty Images)

"El problema no es la tecnología de una 'perspectiva para apagar todo el internet'", aseguró Perault. "Pero la tecnología se ha vuelto más avanzada en la creación de métodos para imponer un bloqueo menos costoso".

El grupo interno de Facebook trabaja con organizaciones como Global Network Initiative para hacer un seguimiento de estas interrupciones y comunicarlas a un público más amplio. Cuatro de cada cinco usuarios de Facebook están fuera de Estados Unidos, por lo que muchos de ellos podrían verse afectados por estos bloqueos. Para Facebook, averiguar dónde ocurren estas interrupciones es muy bueno para el negocio.

Facebook dijo que está "al tanto de al menos 48 ocasiones en el 2016 en las que el acceso a Facebook, WhatsApp o Instagram fue interrumpido, lo que incluye tanto las interrupciones dirigidas, como las que afectan a todo internet".

La compañía dijo que uno de los cortes más importantes al que ahora le está siguiendo la pista se da en ciertas regiones de Camerún, donde dijo que la conectividad a internet ha estado cortada por 50 días.

"Mi principal preocupación ahora es pasar a un mundo donde hay cada vez más sofisticados bloqueos a pequeña escala", dijo Perault.