(CNN Español) - Mientras el panorama político en Países Bajos se redefine y el populismo de extrema derecha en Europa falla su primera prueba de 2017 al quedar en un segundo distante lugar el nacionalista Geert Wilders, un nuevo y joven liderazgo se levanta en ese país.

Se trata de Jesse Klaver, un joven de 30 años líder del partido GroenLinks (Izquierda Verde), que con el 94,3% de las urnas escrutadas, ya se alza con 14 curules en el Parlamento holandés.

LEE: Un golpe al populismo: derrota para la ultraderecha en Países Bajos

Klaver, un joven de familia multicultural —su mamá es de ascendencia holandesa y de la India y su papá es marroquí— se ha robado las miradas en esta elección y por su carisma y juventud ya ha sido comparado con el popular primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, por su estilo descomplicado y hasta por su parecido físico.

Aunque el fragmentado panorama político en los Países Bajos -había 28 partidos en la papeleta- y el sistema de representación proporcional del país implica que un gobierno de coalición es prácticamente la norma, para Klaver será "muy difícil" hacer una coalición con el actual mapa político de su país, según le dijo a Christiane Amanpour‏ de CNN después de la elección parlamentaria.

"Mi mensaje para el mundo es paramos el populismo aquí en Países Bajos y es una buena noticia”, le dijo Klaver a Amanpour.

Esta situación también puede conducir a largos períodos de inestabilidad política e incertidumbre. El tiempo medio necesario para formar un gabinete de coalición en la era de posguerra ha sido de 89,5 días, según el sitio web de la Cámara de Representantes. En 1977, se tardó 208 días.

 

Entre tanto, a Klaver su partido lo define como un tipo “optimista, idealista y ambicioso” que quiere “cambiar el estatus quo” de su país.

"La justicia, la sostenibilidad y la compasión son más importantes que el crecimiento económico", dice en su página de Facebook.

Klaver, que nació en Rosendaal, en el sur de Holanda, tiene como principios la libertad, tolerancia y empatía, temas que lo ponen de lado de uno de temas clave de su país como el asilo, la inmigración y la pertenencia de Países Bajos a la Unión Europea.

El joven líder tiene esposa y dos hijos y vive en La Haya y desde hace unos años hace parte del GroenLinks, un partido emergente creado en 1989 tras la fusión de cuatro partidos de izquierda cuyos valores se centran en el respeto por el medio ambiente, por los derechos humanos, la promoción de una mayor libertad y seguridad para todos, según su página web.