(CNNTech) - Un tuit de la cuenta verificada de McDonald's en Twitter atacó al presidente de EE.UU. Donald Trump el jueves.

El tuit, que ya ha sido eliminado, decía: "@realDonaldTrump En realidad eres una excusa desagradable de un presidente y nos encantaría tener a @BarackObama de vuelta, además tienes manos pequeñas".

McDonald's juego dijo que su cuenta fue "comprometida" pero que ya había sido asegurada.

El tuit fue publicado a las 9:16 a.m. y fue puesto como destacado en lo alto de la página de la cuenta de McDonald's. Fue eliminado alrededor de 20 minutos después.

No es claro quién publicó el tuit criticando a Trump, pero una hora después, McDonald's tuiteó: "Twitter nos notificó que nuestra cuenta estaba comprometida. Eliminamos el tuit, aseguramos nuestra cuenta y ahora estamos investigando esto".

La portavoz de McDonald's Becca Hary confirmó la veracidad del tuit, enviando un comunicado a CNNTech vía correo electrónico.

Twitter se negó a comentar al respecto: "No comentamos sobre las cuentas individuales por razones de privacidad y seguridad".

No se sabe si "comprometida" significa que la cuenta en Twitter de McDonald's fue hackeada, o si un empleado o exempleado de la empresa con el acceso actuó de forma rebelde por su cuenta.

Pero no es la primera vez que una cuenta corporativa de Twitter ha sido comprometida. En una sola semana en 2013, lo que pareció ser el mismo hacker o hackers se apropiaron del manejo de las cuentas en Twitter de Burger King y Jeep. Los hackers cambiaron la foto de perfil de Burger King y pusieron el logo de McDonald's, y tuitearon que la compañía se había vendido a su rival, además de que publicaron una serie de tuits con contenido obsceno. Al día siguiente, los hackers tomaron la cuenta de Jeep y dijeron que había sido vendida a Cadillac.

Más recientemente, el miércoles, varias cuentas de alto perfil en Twitter fueron hackeadas con imágenes de la bandera de Turquía y mensajes antialemanes y antiholandeses y símbolos nazi. Entre las cuentas verificadas estaban las de Amnistía Internacional, Forbes y el Departamento de Policía de Atlanta.