CNNEarrow-downclosecomment-02commentsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Sigue la cobertura

Corea del Norte

Tensión en el norte de Asia: ¿cuál es el país más fuerte militarmente?

Por Brad Lendon, CNN

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, comienza esta semana una serie de reuniones en una región agitada militarmente.

Misiles norcoreanos apuntan a Japón. Baterías antimisiles de Estados Unidos llegan a Corea del Sur. El ministro de Relaciones Exteriores de China teme que se produzca una gran confrontación militar. La agencia estatal de noticias china especula abiertamente que Asia está al borde de una carrera con armamento nuclear, algo que no se ha visto desde la Guerra Fría.

ESPECIAL | COREA DEL NORTE

Cada una de estas cosas por sí sola sería suficiente para desestabilizar el status quo. En conjunto, todos han provocado tensiones en el norte de Asia, región que pareciera estar al filo de una navaja.

¿Deberían pelear? ¿Quién ganaría? ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de las fuerzas que lucharían en una guerra al norte de Asia?

China: Grande en números, corta en experiencia

Fortaleza: misiles                 |        Debilidades: falta de aliados y falta de bases de apoyo

Con casi 3 millones de personas en sus fuerzas militares, la República Popular China tiene la fuerza de combate más grande del mundo en términos de mano de obra pura, pero la mayoría de ella no podría entrar en ningún conflicto del Pacífico. Los analistas dicen que la fuerza de trabajo es una de las mayores debilidades de China por su falta de experiencia colectiva en combate.

China no ha peleado en un conflicto desde una guerra fronteriza con Vietnam en 1979. Mientras que el ejército estadounidense, su adversario más probable, ha estado involucrado en numerosos conflictos durante esos 38 años.

"Estados Unidos y sus aliados todavía tienen una ventaja significativa, por ahora, en la experiencia de combate y en operaciones logísticas", dijo Corey Wallace, analista de seguridad de la Universidad de Freie en Berlín, en un correo electrónico enviado a CNN. "Entre mayor sea el conflicto, mayor será la ventaja para Estados Unidos y sus aliados".

China también tendría obstáculos por su relativo aislamiento, carece de aliados y una red de bases en la región, sostuvo Wallace. "Eso restringe su capacidad de proyectar poder", agregó.

La marina china además tiene solamente un portaaviones activo, el Liaoning, que el país le compró a Ucrania en 1998. Fue reconstruido y luego reasignado en el 2012 como barco de entrenamiento. En contraste, la Marina de Estados Unidos tiene diez portaaviones en su flota, entre ellos el USS Ronald Reagan, con base en Japón.

La principal fuerza de China reside en su extenso programa de misiles, que podrían golpear las bases aéreas estadounidenses en Japón y Guam, dicen los expertos.

Si las bases aéreas estadounidenses son derribadas, los aviones F-35 y F-22 y sus bombarderos pesados B-1 y B-52 tendrían pocas opciones para rearmarse y reabastecer el ataque.

Un informe de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos-China dijo que el misil balístico de rango intermedio chino DF-26, apodado por los analistas como "el asesino de Guam", le permite a China una potencia de fuego sin precedentes en Guam, sede de la vital base aérea Andersen.

China también cuenta con misiles de crucero de reciente desarrollo, que pueden ser disparados por su flota de 36 bombarderos H-6K de largo alcance.

La creciente tecnología militar estadounidense

Fortalezas: F-35, F-22 y el tamaño de la fuerza    |    Debilidades: buques y aviones de vigilancia susceptibles a ser atacados

Para cualquier conflicto del Pacífico occidental, las fuerzas militares estadounidenses poseen una red de bases donde pueden ubicar las máquinas de combate tecnológicamente superior a lo que cualquier adversario potencial puede ofrecer.

Esas bases estadounidenses y aliadas se extienden desde la Base Aérea de Misawa, en el norte de Japón, hasta las instalaciones de Singapur. Estados Unidos ha estado posicionando algunas de sus armas más nuevas y más sofisticadas en esas bases: los cazas F-35, aviones Hawkeye avanzados y aviones de guerra Aegis en Japón, un buque de combate litoral con helicópteros drones en Singapur y cazas F-22 en Australia.

La amplitud de todo este potencial hace que sea difícil de derrotar. "Su posicionamiento es tal que un simple ataque contra Japón no será suficiente para desestabilizar permanentemente la capacidad operativa de Estados Unidos en la región", aseguró Wallace. "Neutralizar todas estas instalaciones requerirá empezar muchas más peleas con muchos más actores".

Este crecimiento tecnológico también hace improbable cualquier conflicto inminente con China, le aseguró a CNN Wayne Mapp, exministro de Defensa de Nueva Zelanda.

"Es demasiado pronto para que ellos prueben realmente el poder estadounidense", afirmó Mapp sobre Beijing. "Ninguna unidad del ejército chino es igual al ejército estadounidense".

Dicho esto, Estados Unidos tiene sus puntos débiles. Uno de las más notables podría ser su dependencia en el reabastecimiento aéreo, la inteligencia y los aviones de vigilancia, aseguran los analistas.

Los misiles aire-aire de largo alcance disparados desde jets como el nuevo J-20 de China podrían derribar aviones desarmados como los tanques KC-135 y los aviones E-3A AWACS.

"Las armas de intercepción aérea de largo alcance, junto con el caza adecuado, podrían reducir la potencia que le permite a Estados Unidos llevar a cabo operaciones aéreas sostenidas", escribió el año pasado el editor de defensa Dave Majumdar en la revista The National Interest.

Algunos analistas dicen que los portaaviones de la Marina estadounidense podrían ser un factor de vulnerabilidad, ya que representan blancos enormes y golpear a uno podría aumentar la moral de cualquier adversario.

Pero Wallace, el experto en seguridad, no concuerda con esto, al asegurar que Estados Unidos tiene décadas de experiencia en cómo usarlos y protegerlos.

"No estoy convencido de que sean los patos sentados que muchos consideran que son, especialmente en comparación con las bases fijas", afirmó.

Los golpes en esas bases fijas podrían resultar en bajas devastadoras para el ejército estadounidense. Según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, Estados Unidos tiene más de 47.000 soldados posicionados en Japón, más de 28.000 en Corea del Sur, 5.000 en Guam y cientos de otros dispersos entre los aliados del Pacífico como Singapur y Australia.

Corea del Norte tiene a todos con la duda

Fortalezas: liderazgo impredecible y misiles nucleares    |    Debilidades: no tiene aliados y tiene pocos recursos.

¿Qué hace que Pyongyang sea fuerte? Dos cosas: Kim Jong-un tiene capacidad nuclear y ningún adversario puede estar seguro de si la usará. Pyongyang dijo que probó con éxito una ojiva nuclear el año pasado. Este año, los misiles probados cayeron a sólo 321 kilómetros de la costa japonesa.

Eso ha mantenido a los líderes en Washington, Tokio y Seúl adivinando el siguiente paso de Kim, y cautelosos de cualquier ataque preventivo. "Los hace inmunes a la invasión", asegura Mapp, el exministro de Defensa de Nueva Zelanda.

El rudo Estado tiene otra ventaja clave. La capital de Corea del Sur, Seúl, está a sólo 56 kilómetros de la frontera con el norte, poniendo a 25 millones de personas dentro del rango de artillería y cohetes de Corea del Norte y del ejército de Pyongyang de 1,2 millones de miembros, con apenas 100.000 menos integrantes que los del ejército de Estados Unidos.

Corea del Norte también tiene una considerable fuerza de tanques de hasta 4.200 unidades, según algunas estimaciones, pero se cree que ninguno es rival para los tanques surcoreanos, que aunque son aproximadamente la mitad de la fuerza norcoreana, tienen décadas de ventaja en tecnología.

La principal desventaja de Pyongyang se puede producir inmediatamente después de cualquier primer ataque. El país es pobre en recursos y no está en condiciones de participar en un combate sostenido con las fuerzas militares estadounidenses, surcoreanas y posiblemente japonesas.

Corea del Norte también se ha puesto en una posición difícil con la tradicionalmente aliada China. Beijing le ha pedido a Pyongyang que detenga las pruebas de armas que han aumentado las tensiones en Asia Oriental. La implementación del sistema antimisiles THAAD de Estados Unidos en Corea del Sur en respuesta a las pruebas de misiles de Pyongyang ha enfurecido a Beijing, que ve al THAAD como algo perjudicial para sus intereses generales de seguridad.

"China puede haber tolerado mucho de Corea del Norte con el fin de garantizar la estabilidad en sus fronteras y ser como una especie de amortiguador entre ella misma y las fuerzas estadounidenses", dijo Wallace. "Si se considera que la República Popular Democrática de Corea (o Corea del Norte) está trabajando en contra de los intereses de seguridad chinos, como se discute ahora, entonces esto podría cambiar estos cálculos".

La capacidad de concentración de Corea del Sur

Fortalezas: apoyo de Estados Unidos y que los militares sólo se tienen que enfocar en Corea del Norte  |  Debilidades: No se la lleva bien con Japón y Seúl está a sólo 56 kilómetros de Corea del Norte

Seúl ha enfrentado a una hostil Corea del Norte desde el armisticio de la guerra en 1953. Eso, según aseguró Mapp, es una fortaleza clave, que le ha permitido a Seúl desarrollar un ejército formidable enfocado en una sola cosa: no atacar a nadie más, sino protegerse.

El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos señala que Seúl ha adquirido u obtendrá armas avanzadas. Estas incluyen misiles de crucero para sus cazas F-15, una flota de cazas F-35, nuevos submarinos y más destructores de misiles guiados de alta gama Sejong, ya considerados entre los buques de guerra más avanzados del mundo.

De hecho, el número de buques de gran superficie de Corea del Sur, fragatas y destructores, supera a la flota de Corea del Norte por 23 a 3, según globalfirepower.com.

Eso es mucho poder de fuego en contra de Corea del Norte, pero los expertos dicen que Seúl no tiene que preocuparse por nada más porque esas preocupaciones son de Washington.

"La fuerza de Corea del Sur es Estados Unidos. Ellos, los surcoreanos, realmente no tienen nada más que hacer. Sólo tienen que preocuparse" de Corea del Norte, aseguró Mapp.

Pero Wallace dice que es otra alianza que puede resultar ser una vulnerabilidad surcoreana en caso de un conflicto. Corea del Sur no "se la va bien con Japón en una variedad de asuntos militares y de inteligencia", afirma.

Evidencia de eso puede estar en el sistema de defensa antimisiles de Aegis, desplegado en los buques de guerra surcoreanos y japoneses.

Los buques Aegis de Corea del Sur no pueden compartir información oportuna de interceptación de misiles con sus homólogos japoneses porque Seúl y Tokio no pueden ponerse de acuerdo sobre un sistema de cifrado de datos que funcione entre ellos, dijo Carl Schuster, profesor de la Universidad Hawaii Pacific y exdirector de operaciones del Centro de Inteligencia Conjunta del Comando Estadounidense del Pacífico.

Sin embargo, parece que Corea del Sur está tomando medidas para abordar esta cuestión. Esta semana, un destructor Aegis surcoreano estaba practicando interceptaciones de misiles con destructores japoneses y estadounidenses equipados con el sistema de defensa antimisiles Aegis. Las pruebas trilaterales fueron las terceras de una serie dirigida a impulsar la cooperación en la defensa antimisiles entre los tres aliados, dijo el teniente Paul Newell, portavoz de la Séptima Flota de la Marina estadounidense.

Japón no puede devolver el golpe

Fortalezas: equipo bélico anti submarinos y submarinos caza    |    Debilidades: no se la lleva bien con Corea del Sur y no tiene capacidad de ataque

Si bien Corea del Sur sólo necesita concentrarse en un adversario, Japón necesita concentrarse en dos, Corea del Norte y China.

Los misiles de Corea del Norte que cayeron en aguas de Japón la semana pasada trajeron nuevos temores en Tokio en cuanto a lo que podría venir después por parte del régimen de Kim. Corea del Norte dijo que las pruebas fueron llevadas a cabo por la unidad militar encargada de atacar las bases militares estadounidenses en Japón.

Japón y China se han visto enfrentados en la polémica por las islas Senkaku, archipiélago administrado por Tokio y reclamado por Beijing, que se refiere a las islas como Diaoyu.

En lo que respecta a China, Wallace identifica las capacidades antisubmarinas bélicas de Japón como clave.

La detección y reacción subsuperficial es una fortaleza japonesa tanto en términos tecnológicos como operacionales y una debilidad china, aunque los chinos cuantitativamente tengan una flota de subsuelo más grande", afirmó Wallace.

Los submarinos de caza japoneses Soryu son una gran parte de esa fuerza. Tokio tiene doce de ellos, los más grande que han construido desde la Segunda Guerra Mundial, en servicio o por encargo, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.

Los analistas dicen que los Soryus son sigilosos y pueden operar efectivamente cerca del fondo marino, dándoles una ventaja sobre una flota de submarinos chinos que cuenta con alrededor de 70 buques, según los expertos.

Los submarinos de la clase Soryu se volvieron más formidables combinados con los porta helicópteros japoneses y los caza submarinos aire-mar, con un uso documentado en extenso, dijo Wallace, "incluso ayudando a Estados Unidos a mantener embotellada en el norte a la flota submarina soviética del Pacífico durante la Guerra Fría".

La gran debilidad de Japón es su capacidad para proyectar poder de ataque ofensivo, dicen los analistas. "Pueden bombardear a cualquier persona que esté aterrizando en una de las principales islas del país, pero no pueden atacar bases aéreas o sitios de misiles chinos o norcoreanos", afirma Schuster, señalando que los aviones de combate japoneses no tienen el equipo necesario para repeler las defensas antiaéreas del enemigo. "Ellos pueden defenderse, pero no pueden devolver el golpe", asevera.

Acerca del autor