Hong Kong (CNN) - Mientras los misiles Tomahawk de Estados Unidos caían sobre una base aérea en Siria, el presidente Donald Trump y su homólogo chino Xi Jinping se sentaban a comer en la casa Mar-a-Lago de Trump, en Palm Beach (Florida).

Era la primera reunión entre ambos líderes, pero lo que debía haber sido una excelente oportunidad para forjar una conexión personal y volver a calibrar la relación bilateral más importante del mundo, terminó eclipsado por la principal acción militar del gobierno de Trump.

Trump tomó la decisión de atacar una base aérea siria usada para lanzar un ataque con armas químicas poco antes de su cena con Xi. La delegación china se fue antes de las 9 de la noche. Poco después de eso, Trump se dirigió a la prensa y explicó por qué había ordenado el ataque.

LEE: Así fue el discurso de Trump tras ataque de Estados Unidos a base aérea en Siria

El presidente de EE.UU. Donald Trump (centro) y el presidente de China Xi Jinping (junto a Trump del lado izquierdo de la foto) durante la cena en la casa de Mar-a-Lago, en Florida, este 6 de abril.

Trump y Xi se volvieron a encontrar este viernes para un almuerzo de trabajo, antes de que el presidente chino abandonara Estados Unidos.

Pero ahora, con el foco puesto en el conflicto en Siria, los posibles beneficios de la cumbre están en peligro. Se esperaba que ambos conversaran sobre Corea del Norte y su búsqueda de mayor tecnología nuclear y misilística.

China condenó el uso de armas químicas de cualquier forma y dijo que se opone a la utilización de la fuerza en asuntos internacionales.

“Siempre hemos sostenido que el conflicto sirio debe resolverse a través de medios políticos”, dijo la vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores Hua Chunying.

MIRA: ¿Qué es el gas sarín?

Zhang Baohui, profesor de ciencia política en la Universidad Lingnan de Hong Kong, dice que el mayor problema es si el ataque sobre Siria afectará la posición negociadora que China tiene respecto de Corea del Norte.

El presidente Trump llegó a la reunión diciendo que Beijing necesita hacer más para frenar los programas nuclear y de misiles de Pyongyang, que se han venido acelerando.

Horas antes de que ambos presidentes se encontraran, Trump predijo a bordo del Air Force One que “China redoblará” su ayuda para detener el programa nuclear de Corea del Norte.

La preocupación para los chinos, dice Zhang, es que Trump acaba de probar ante el mundo que no teme tomar acciones militares unilaterales.

“Este ataque puede, irónicamente, fortalecer la posición negociadora de Trump”, explico Zhang. “La decisión de lanzar un ataque puede no estar relacionada con la cumbre propiamente dicha, pero el resultado puede fortalecer su posición, porque muchos pensadores estratégicos chinos creen que Estados Unidos está considerando una acción preventiva frente a Corea del Norte”.

MIRA, LEE y ESCUCHA todo sobre la guerra en Siria en este especial multimedia

Global Times, un tabloide chino estatal y provocativo que suele adoptar posiciones de línea dura, escribió un editorial diciendo que Trump estaba “demostrando su poder” con la acción en Siria.

“Esta es su primera gran decisión en asuntos internacionales y su prisa e inconsistencia han causado una gran impresión en la gente”, dijo el Global Times. “Quería probar que se atreve a hacer lo que Obama no se atrevió a hacer. Aunque Obama era ambiguo, su actitud era clara. También le prueba al mundo que no es un simple ‘hombre de negocios que se volvió presidente’. Trump movilizará a la fuerza militar de Estados Unidos, sin ninguna duda, cuando sea necesario”.

Siria obtiene el protagonismo

China ha apoyado a Rusia, que denunció los ataques y vetó las resoluciones contra Siria en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

MIRA: Safronkov: Ataque a Siria es un acto de agresión

Pero Willy Lam, profesor del Centro de Estudios Chinos de la Universidad China de Hong Kong, dice que Beijing no es un jugador central y no se esperaba que el conflicto encabezara la agenda de las discusiones entre Xi y Trump.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China y la Embajada de China en Estados Unidos probablemente hubieran presionado para cerrar un gran trato durante la visita de Xi, dice Lam.

“Por supuesto que los chinos insisten en ser los protagonistas, porque es la primera visita de Xi Jinping (para ver a Trump), pero al mismo tiempo están en suelo estadounidense, así que solamente pueden hacer ciertas cosas”, dice Lam.

Aparentemente, las noticias del ataque de Estados Unidos en Siria fueron minimizadas en el cubrimiento noticioso de China. La cadena estatal CCTV puso al ataque en el quinto lugar en su resumen de noticias del mediodía.

“La reunión tendrá gran importancia para llevar la relación China-Estados Unidos a una nueva era, progresando en el desarrollo de lazos bilaterales de una forma saludable y estable desde un nuevo punto de partida, y promoviendo la paz, la estabilidad y la prosperidad en la región Asia-Pacífico y en el mundo en general”, dijo el viceministro de Asuntos Exteriores Zheng Zeguang, citado por Xinhua, la agencia estatal de noticias de China.

‘Reunión muy difícil’

La reunión fue concebida como una oportunidad necesaria para que dos de los hombres más poderosos del mundo construyan una relación, establezcan algo de confianza mutua y muestren a sus respectivas audiencias nacionales que están aprendiendo cómo trabajar con el otro.

Trump usó a China como un saco de boxeo durante la campaña, acusando a ese país de “golpear” la economía de Estados Unidos y de robar millones de empleos estadounidenses, pero no ha cumplido sus promesas de campaña de etiquetar a China como “manipulador de divisas” desde el primer día de su presidencia o de imponer enormes tarifas arancelarias a todas las importaciones chinas.

LEE: ¿Por qué Trump no se ha lanzado contra China desde el 'Día Un0'?

Antes del encuentro, Trump dijo que esperaba tener una reunión “muy difícil”, en la que los temas dominantes serían los empleos y el comercio, junto con asuntos de seguridad regional como Corea del Norte.

Xinhua dijo este viernes que durante la reunión, Trump aceptó una invitación para visitar China.

Jeremy Diamond, Serenitie Wang, Steven Jiang y Steve George de CNN contribuyeron con este informe.