(CNN) - La embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas, Nikki Haley, le dijo a CNN que remover al presidente de Siria, Bashar al-Assad, del poder es una prioridad, marcando un giro de 180 grados en la postura del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el cuestionado líder.

Dos días después de que Estados Unidos lanzara un ataque contra una base aérea de Siria en respuesta a un ataque con armas químicas presuntamente cometido por el régimen sirio, Haley dijo que la partida de Assad es inevitable.

Antes del ataque a la localidad rebelde de Khan Sheikhoun, que acabó con las vidas de 89 personas, Haley había dicho que derrocar a Assad no era la prioridad. Antes de las elecciones en Estados Unidos, el presidente Donald Trump dijo que luchar contra ISIS y buscar la remoción de Assad al mismo tiempo era "estúpido".

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, mostró imágenes de las víctimas del ataque químico en Siria. (Drew Angerer/Getty Images)

Pero después de ver las imágenes de las consecuencias del ataque químico, Trump ordenó un bombardeo contra la base aérea de Shayrat en el oeste de Siria, la cual Estados Unidos cree que fue desde donde se lanzó el ataque. Era la primera vez en que Estados Unidos golpeaba al régimen sirio desde el inicio de la guerra civil hace seis años.

En una entrevista en el programa "State of the Union" de CNN, Hayley dijo que remover a Assad del poder era una de las prioridades de Estados Unidos.

"Sacar a Assad no es la única prioridad. Lo que estamos tratando de hacer obviamente es vencer a ISIS. En segundo lugar, no vemos una Siria en paz con Assad ahí. En tercer lugar, remover la influencia iraní. Y luego finalmente avanzar a una solución política, porque al final del día se trata de una situación complicada, no hay respuestas fáciles y una solución política va a tener que ocurrir", dijo en la entrevista con Jake Tapper, que será difundida en su totalidad este domingo.

Haley dijo que la opinión del gobierno de Trump era que una solución política no puede suceder con Assad en el poder, aunque no confirmó si la partida del presidente sirio era ahora una política oficial de Estados Unidos.

"Si uno ve sus acciones, si uno ve la situación, va a ser difícil ver un gobierno que sea pacífico y estable con Assad", dijo Haley.

"El cambio de régimen es algo que creemos que va a ocurrir porque todas las partes van a ver que Assad no es el líder que se requiere en Siria".

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, fue menos claro sobre el futuro de Assad. En entrevista con el programa "Face the Nation" de CBS, dijo que la amenaza de ISIS debería ser reducida primer, entonces "creo que podríamos dirigir nuestra atención a la estabilización de la situación en Siria".