(CNN Español) - Miles de personas marcharon en varias ciudades argentinas durante el fin de semana para protestar por el asesinato de Micaela García.

La joven, de 21 años, fue hallada sin vida el sábado en un descampado en las afueras de Gualeguay, en la provincia de Entre Ríos. Llevaba desaparecida una semana.

Las autoridades dicen que el principal sospechoso es Sebastián Wagner, quien en 2012 había sido condenado a nueve años de prisión por varios delitos de violación, pero que estaba en libertad condicional.

Los manifestantes protestaron contra la decisión del juez Carlos Alberto Rossi, quien, en julio de 2016, dejó en libertad por buena conducta al principal sospechoso de este crimen, dos años antes de que finalizara su condena.

Wagner fue detenido en Buenos Aires y se encuentra bajo disposición de las autoridades para aclarar las sospechas en su contra en este caso.

Al respecto, el fiscal de las causas anteriores por violación que recayeron sobre Wagner, Diego Young, dijo que el ahora detenido tiene "una perversidad natural" y que este caso "es un cachetazo al prestigio de la institución judicial", según reportó la agencia Télam.

Este domingo, el padre de la joven, Néstor García, contó a través de su perfil de Facebook que el papa Francisco habló 5 minutos con él y su esposa y agradeció al pontífice su humildad y respeto.

Los padres de la víctima agradecieron a la policía y pidieron que se esclarezca el caso, pero también que no se haga justicia por mano propia y que no haya violencia.

"La justicia va a llegar, seguro que va a llegar, pero tienen que seguir el orden institucional. No se puede conseguir la justicia por mano propia por más que el dolor haga pensar que es la solución", dijo Néstor García.

"Vamos por todos por Micaela. Yo nunca me involucré en nada de esto, pero a partir de ahora quiero que mi hija sea el sostén de todos ustedes", dijo la madre, Andrea Lescano.

"Gracias a todos, gracias por la fuerza con la que la han buscado", agregó la madre.

Micaela era activista de varias causas sociales, entre otras, contra la violencia de género.

Su asesinato vuelve a poner de relieve la preocupante situación de la violencia contra las mujeres en Argentina, donde según las estadísticas sociales una mujer muere cada 30 horas producto de la violencia.