(CNNMoney) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quiere hacer un nuevo tratado de libre comercio con México.

El mensaje de México es: Negociémoslo lo más pronto posible, antes de que sea muy tarde.

“Es del mayor interés para los países involucrados que terminemos la negociación en el contexto de este año”, le dijo el secretario de Economía de México Ildefonso Guajardo a CNNMoney este jueves en un evento del Foro Económico Mundial en Buenos Aires, Argentina.

LEE: México, listo para salir del TLCAN si el nuevo acuerdo no es bueno, dice Videgaray

¿Por qué este año? México se prepara para las elecciones presidenciales que serán en julio de 2018 y el jefe de Guajardo, el presidente Enrique Peña Nieto, no puede postularse de nuevo.

No hay una garantía de que el próximo gobierno de México se siente en la mesa de negociaciones.

Guajardo, que es uno de los jefes negociadores de México para el TLCAN, les hizo eco a los comentarios hechos por su contraparte estadounidense, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, quien dijo que espera empezar la ronda de negociaciones antes de que el iniciara el receso del Congreso este 10 de abril.

Guajardo dijo que sería difícil que se ratifique el acuerdo a mediados de 2018.

“Lo que sea que se negocie, nadie va a ser capaz de asegurar que lo cumpliremos, porque no sabemos los resultados de las elecciones”, dijo Guajardo. “Los incentivos están ahí para que establezcamos un objetivo de negociación, el último para finales de 2017”.

El tiempo no está de lado de ninguno de los lados, y ese es otro problema para México. Hay grandes preocupaciones de que la incertidumbre que pesa sobre su economía genere que inversores extranjeros saquen su dinero de México.

Sin embargo, hay un proceso formal que involucra cualquier negociación del NAFTA. Solo para sentarse a la mesa, Ross debe revisar una lista de ítems.

Tiene que enviar una carta al Congreso para anunciar formalmente el deseo de la administración de Trump de renegociar el NAFTA, el tratado comercial con Canadá y México.

Ese anuncio empezará con un periodo de consultas de 90 días. Solo después de que esos 90 días se terminen Estados Unidos, México y Canadá pueden sentarse a discutir. Guajardo dice que lo más pronto que esas negociaciones pueden empezar sería para finales de julio.

Pero México y Estados Unidos están un poco en desacuerdo sobre algunos detalles de la negociación. Ross dijo en una conferencia de prensa en Washington junto a Guajardo que Estados Unidos debe renegociar separadamente con cada uno de los países: Canadá y México.

Pero Guajardo se opone firmemente a esa propuesta: Él quiere a todas las partes en la mesa.

“En el acuerdo, lo único que tiene sentido es una negociación trilateral”, dice Guajardo, refiriéndose a los tres países.

Trump culpa al TLCAN porque los trabajos de Estados Unidos se están yendo a México, y lo etiquetó como “un tratado de un solo lado”. El mandatario ha amenazado con imponer aranceles a los productos importados de México a Estados Unidos.

Guajardo dijo este jueves que la mera amenaza de los impuestos de Estados Unidos es un riesgo para que se abra la “caja de Pandora”

El ministro mexicano argumenta que los lobistas en México podrían pedirle que devuelva el golpe a Estados Unidos con las mayores importaciones que hace México de Estados Unidos como manzanas y maíz.

Antes de que existiera el NAFTA, esos productos tenían impuestos. Hoy en día esos productos pasan sin pagar impuestos por las fronteras comunes.

“Estoy seguro que a los chicos de las manzanas del Estado de Washington o al chico del maíz de Iowa no les gustan los impuestos en el maíz y las manzanas”, dijo Guajardo. “No es el mejor interés, tampoco ni de Estados Unidos ni de México, reimplementar los aranceles.

Guajardo ha defendido el TLCAN a pesar del gran criticismo de Trump. El ministro mexicano nunca previó tener que defender la propia existencia de este acuerdo comercial.

“Hasta el año pasado nunca pensé que estaría en esta situación hoy”, dice Guajardo. “Cada desafío tiene una oportunidad para convertirse en una propuesta ganadora”.