(CNN) - La NASA presentará este jueves una serie de nuevos descubrimientos sobre los mundos con océanos en nuestro sistema solar.

Saber más sobre estos mundos oceánicos podría ayudar en la búsqueda de la vida más allá de la Tierra.

Los hallazgos fueron recogidos por investigadores usando el telescopio espacial Hubble y de la nave espacial Cassini. Cassini ha estado orbitando Saturno desde 2004, y la misión termina este año.

"Durante su tiempo en Saturno, Cassini ha realizado numerosos descubrimientos importantes, incluyendo un océano global que mostró indicios de actividad hidrotérmica dentro de la luna helada Encelado y mares líquidos de metano en su luna Titán", dijo la NASA en un comunicado.

La Tierra es considerada un mundo oceánico porque esos cuerpos de agua cubren la mayor parte de la superficie del planeta. Otros mundos oceánicos en nuestro sistema solar podrían ser las lunas de Júpiter Europa, Ganímedes y Calisto; las lunas de Saturno Encelado, Mimas y Titán; la luna de Neptuno Tritón; Y el planeta enano Plutón.

Se cree que Venus y Marte fueron alguna vez mundos oceánicos, pero el efecto del gas de efecto invernadero y una atmósfera vulnerable, respectivamente, hicieron que esos planetas perdieran sus océanos.

La misión Europa

La NASA planea explorar más mundos oceánicos en nuestro sistema solar, incluso a través de la recientemente apuntada misión Europa Clipper. Esta misión investigará la luna Europa, de Júpiter, que tiene un océano de agua salada que contiene hasta dos veces el agua de la Tierra, aunque debajo de una capa de hielo.

Los investigadores quieren saber si Europa podría albergar vida en su océano. En septiembre se descubrieron columnas de agua que se elevan hasta 200 kilómetros por encima de la superficie.

Europa podría ser el mejor caso para hallar vida en nuestro sistema solar fuera de la Tierra, dijo Britney Schmidt, profesora asistente en la Escuela de Geología y Ciencias Atmosféricas del Instituto de Tecnología de Georgia.

Schmidt es también una de los arquitectas del proyecto que se convirtió en la misión Europa Clipper. Ella y otros dos investigadores bautizaron el proyecto mientras estaban sentados en una habitación de hotel durante una conferencia.

El Europa Clipper fue nombrado así por los naves innovadoras, aerodinámicas de 1800 y se lanzará en la década de 2020. Se espera que llegue a Europa tras algunos años de viaje.

"La razón por la que elegimos ese nombre fue porque los barcos Clipper eran rápidos, barcos americanos que en el momento en que fueron utilizados por primera vez, cuando la mayoría del transporte era hecho con buques grandes y lentos", dijo Schmidt. "Nos gustaba Clipper por esa razón, una forma ingeniosa de resolver el problema de la misión Europa: ¿cómo lograr una misión de larga duración en Europa con cobertura global evitando el entorno de la radiación?".

Porque esa región del sistema solar atrapa partículas atómicas del Sol, la radiación del área alrededor de Júpiter es peligrosa para una nave espacial.

Schmidt investigará los resultados del instrumento de radar del Europa Clipper que puede penetrar el hielo. Funciona como una radiografía, pues puede ofrecer imágenes a través del espesor desconocido de la corteza helada de Europa de la misma manera en que los científicos utilizan los terremotos para evaluar el interior de la Tierra.

La investigación que sugiere la posibilidad de que exista un océano en Europa fue publicada en 1977, después de que la misión del Voyager viera las líneas largas y las manchas oscuras, en comparación con una superficie con cráteres en otras lunas. Luego la misión Galileo llegó a Europa en 1996 y reveló por primera vez que había un océano en otro planeta.

Pero debido a que Marte ha cautivado la imaginación y la posibilidad de explorar otro planeta durante años, el público en general no ha estado tan atraído por la luna de Júpiter. Hay argumentos que señalan que podría haber vida en Marte, pero es más probable que fuera habitable en el pasado, cuando tenía cuerpos de agua y un clima y una atmósfera más acogedores.

"La pregunta es, ¿quieres estudiar algo que podría haber sido habitable en algún momento, o quieres estudiar algo que podría ser habitable en este momento?" -preguntó Schmidt. "Europa ha sido más o menos Europa durante 4.500 millones de años, tanto como la Tierra. Por lo que podría haber comenzado y evolucionado allí, esa es una pregunta convincente".

"Si piensas en la Tierra primitiva y una Europa en sus primeras etapas, probablemente eran muy similares, al menos en la interfaz oceánica. Por eso me emociono por Europa, podría haber sido un lugar para la vida en la historia del sistema solar", dice la investigadora.