(CNN Español) - Los Teques está en las primeras planas de los medios de Venezuela. La capital del estado Miranda, una ciudad de unos 250.000 habitantes ubicada a solo 30 kilómetros de Caracas, fue este jueves el escenario de fuertes protestas, que incluyeron saqueos de establecimientos comerciales y enfrentamientos entre los manifestantes y la fuerza pública.

Así lo reportaron numerosos usuarios en redes sociales que compartieron videos y fotos de lo ocurrido en esa ciudad, en la que manifestantes opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro formaron barricadas con neumáticos de automóvil y basura, que luego quemaron.

Las protestas duraron varias horas e incluyeron el bloqueo de la Carretera Panamericana por parte de los manifestantes, que en algunas zonas terminaron enfrentándose con la Guardia Nacional Bolivariana, tras lanzarles bombas molotov a las tanquetas de los agentes, según reportaron los mismos usuarios.

Francisco Garcés, alcalde del municipio Guaicaipuro, en el estado Miranda, acusó en Twitter a los manifestantes de la oposición de los saqueos y la violencia ocurrida en Los Teques.

Por su parte, la policía de Miranda negó cualquier acto de represión durante las protestas, dijo que no utiliza gases lacrimógenos contra los manifestantes sino “cartuchos de polietileno de bajo impacto” y afirmó que en los disturbios de este jueves no se registraron heridos.

Sin embargo, el líder opositor y gobernador del estado Miranda Henrique Capriles, sugirió que Garcés sabía con anticipación que ocurrirían disturbios en Los Teques, y acusó al ministro de Interior, Justicia y Paz Néstor Reverol de haber ordenado responder de manera violenta a las manifestaciones realizadas en esa ciudad.

Según Capriles, el alcalde de Guaicaipuro convocó a una rueda de prensa a las 4:27 de la tarde de este jueves “en rechazo a las acciones de violencia protagonizadas por sectores de la oposición en la capital mirandina”, pero esos hechos violentos ocurrieron en la noche, por lo cual se preguntó cómo sabía qué iba a pasar más tarde.

El ministro Reverol no se ha pronunciado sobre esas acusaciones y aunque CNN en Español trató de ponerse en contacto con el Ministerio del Interior, Justicia y Paz para conocer su posición al respecto, no obtuvo respuesta.

Las protestas comenzaron en la mañana, pero la situación pareció salirse de control ya entrada la noche.

En las redes sociales, usuarios hablaron de disparos y explosiones y calificaron la situación de “muy grave”. Además, denunciaron que la Guardia Nacional estaba deteniendo a varios manifestantes, que sacaba incluso de residencias a las que ingresaba violentamente.

La Guardia Nacional Bolivariana no se ha pronunciado aún sobre lo ocurrido en Los Teques y este jueves dedicó buena parte de sus esfuerzos a celebrar el séptimo aniversario de la Milicia Nacional Bolivariana, en coincidencia con la conmemoración del día en que Hugo Chávez retomó el poder tras el golpe de Estado que lo depuso durante dos días, en el año 2002.

Desde que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela emitió el pasado 29 de marzo una sentencia contra la Asamblea Nacional, que luego suprimió, el país se ha sumido en una crisis institucional agravada por los problemas sociales y de desabastecimiento de productos básicos.

Los venezolanos se han tomado las calles para protestar y piden que se inhabilite a los jueces de la Corte Suprema, que se convoque pronto a elecciones libres, la liberación de los políticos presos y ayuda humanitaria para comida y medicinas en Venezuela.

Una cadena humana como muro de contención en contra de la Guardia Nacional Bolivariana, en Caracas. (Crédito: STR/AFP/Getty Images)

Las protestas realizadas durante esta Semana Santa en el país han terminado, en varios casos, en fuertes enfrentamientos con la fuerza pública y ya han dejado al menos cinco muertos. La oposición culpa a los llamados colectivos chavistas de acudir a las manifestaciones para amedrentarlas. El oficialismo, por su parte, niega que utilice la fuerza para reprimir las protestas.