(CNN) - El príncipe Enrique ha revelado que buscó ayuda hace cuatro años para enfrentar la pena de perder a su madre, la princesa Diana.

En una franca entrevista con el periódico The Telegraph, el quinto en la línea sucesoria al trono británico dijo que la pérdida de su madre a una edad tan joven había dado lugar a un periodo de "caos total".

"Puedo decir con seguridad que la pérdida de mi madre a la edad de 12 años y el subsiguiente cierre de todas mis emociones durante los últimos 20 ha tenido un efecto muy grave no sólo en mi vida personal, sino también en mi trabajo", dijo a The Telegraph en una entrevista publicada el domingo.

El príncipe Enrique dijo que buscó ayuda profesional con 28 años, después de soportar "dos años de caos total. No sabía lo que estaba mal conmigo".

"Mi manera de lidiar con ello fue meter la cabeza en la arena. Me negaba a pensar en mi madre porque ¿en qué podría ayudar? Sólo me va a poner triste. No la va a traer de vuelta", dijo.

La princesa Diana de Gales murió en un accidente automovilístico en París el 31 de agosto de 1997. Su muerte repentina provocó conmoción en todo el mundo y sumergió a Gran Bretaña en un período de duelo.

Conocida como la "princesa del pueblo", Diana se casó con el príncipe Carlos en 1981. Dio a luz a su hijo Guillermo en 1982, y a su hermano Enrique en 1984.

El príncipe más joven luchó contra la atención de la prensa. Cinco años después de la muerte de su madre, con 16 años, su padre lo envió a un centro de rehabilitación de drogas durante un día después de que confesara sus problemas con el alcohol y haber consumido marihuana.

Más tarde tuvo una exitosa carrera en el Ejército británico, antes de salir en julio de 2015.

El príncipe Enrique hizo la entrevista para promocionar su organización benéfica de salud mental, Heads Together, y animar a la gente a ser más abierta sobre sus sentimientos y luchas personales.

Describió cómo su hermano, el duque de Cambridge, el príncipe Guillermo, le instó a buscar ayuda profesional.

Dijo que la presión de estar en el ojo público le llevó a estar "muy cerca de un colapso total en numerosas ocasiones".

Ahora, debido al proceso que ha atravesado, el príncipe Enrique dijo que siente que está en "un buen lugar".