(CNNMoney) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dice que quiere nuevas sanciones de Naciones Unidas para Corea del Norte, asegurando que ese país es “una amenaza real para el mundo”.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha tratado por más de una década suprimir el programa de armas nucleares de Corea del Norte con poco éxito: las pruebas nucleares y lanzamiento de misiles aún continúan.

LEE: Corea del Norte realiza un "ejercicio de artillería a gran escala"

Las sanciones impuestas hasta ahora van desde restricciones sobre comercio de armas y servicios financieros hasta una prohibición a Corea del Norte para exportar estatuas de líderes extranjeros.

A continuación te presentamos cinco áreas claves donde Naciones Unidas ha tomado acción desde 2006, cuando Corea del Norte llevó a cabo su primera prueba nuclear.

Armas

Las sanciones prohiben la importación y exportación de todo tipo de armas: desde pequeñas hasta barcos de guerra.

Pyongyang ha estado pasando por alto por años las restricciones a través de una variedad de empresas pantalla y facilitadores internacionales, pagándoles ya sea con dinero en efectivo u oro, según un reporte de Naciones Unidas dado a conocer el mes pasado.

LEE: ¿De dónde sale el dinero que mantiene al régimen de Corea del Norte?

Carbón, minerales y combustible

El carbón es el principal producto de exportación de Corea del Norte y una fuente clave de divisas para su frágil economía.

La ONU ha prohibido a sus estados miembros comprar carbón de Corea del Norte, junto a otros productos como mineral de hierro, oro y otros raros minerales terrestres.

La mayoría del carbón de Corea del Norte fue exportado a China, su único gran aliado en el escenario global. Pero en febrero, China anunció planes para detener todas las importaciones de su vecino por el resto de 2017.

Los miembros de la ONU también tienen prohibido abastecer a Corea del Norte con combustible para aviones, jets y cohetes.

Bienes de lujo

Las sanciones también han tenido como objetivo el estilo de vida de la dominante élite de Corea del Norte, por lo que se ha prohibido la venta de bienes de lujo como yates, joyería de alta gama y alfombras costosas.

“Como resultado, la élite dominante de Corea del Norte, que ha estado viviendo a lo grande mientras empobrece a su gente, pagará el precio”, dijo en 2013 Susan Rice, entonces embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas.

Servicios financieros

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha tratado por años de cortar la financiación de los programas nuclear y de misiles de Pyongyang.

La ruptura de sus lazos con el sistema bancario global ha sido una prioridad. Como resultado, todos los miembros de Naciones Unidas y compañías que estén en sus territorios, tienen prohibido proveerle servicios financieros a Corea del Norte.

El reporte de Naciones Unidas, dado a conocer el mes pasado, halló evidencia de que Corea del Norte está usando sus redes de empresas pantalla para ganar acceso a bancos globales.

Prohibición de viajes

Aquellos que estén involucrados con el programa nuclear de Corea del Norte o quienes estén trabajando en su nombre tienen prohibida la entrada a Estados miembros de la ONU. Otros funcionarios identificados como aquellos que ayudan al régimen a esquivar las sanciones también tienen esa prohibición.

Los diplomáticos de Corea del Norte y funcionarios de gobierno deben ser expulsados y los miembros de la ONU también están obligados a reducir el número de empleados que emplean a través de misiones diplomáticas en ese país.

De débil ejecución 

Pero las sanciones son únicamente efectivas siempre y cuando cuenten con la voluntad y la habilidad de los gobiernos para implementarlas.

Naciones Unidas no tiene medios independientes para hacer cumplir las restricciones y muchos países usualmente carecen de los recursos o de motivación política para hacerlo.

“La implementación permanece insuficiente y altamente inconsistente”, alertó un reciente reporte de la ONU sobre Corea del Norte.

Los gobiernos de algunos países —incluyendo Estados Unidos, Japón y miembros de la Unión Europea— han impuesto medidas adicionales contra Pyongyang.

El año pasado, por ejemplo, el Departamento del Tesoro designó a Corea del Norte como “una principal preocupación de lavado de dinero” con el fin de prohibir a los bancos estadounidenses hacer negocios con empresas pantalla que trabajan en nombre de instituciones de Corea del Norte.