(CNN Español) - El Gobierno de Venezuela anunció que empieza el proceso formal para retirarse de la Organización de Estados Americanos y que dejará de participar en sus reuniones. Diecinueve delegaciones aprobaron la resolución este miércoles para la convocatoria a una reunión de cancilleres para discutir la situación del país pero separado del proceso para activar la Carta Democrática. Hubo 10 votos en contra y cuatro abstenciones.

El proceso de retiro de un país toma dos años y la delegación puede seguir participando, pero en este caso el gobierno de Venezuela anunció que no lo hará. Es la primera vez en la historia de la OEA que un país decide retirarse.

La decisión fue tomada horas después de que la canciller venezolana Delcy Rodríguez aseguró a través de su cuenta en Twitter que si los cancilleres de la OEA se reunían sin el aval de su país, Venezuela iniciaría el proceso de retiro del organismo.

En un comunicado, la cancillería denunció que las acciones del Secretario General de la Organización, Luis Almagro, y un grupo de países de la región supuestamente contravienen los principios de la OEA.

A diferencia de la cita en la OEA, Venezuela prefiere una reunión de cancilleres en la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, Celac, que fue convocada para el 2 de mayo. La reunión fue convocada a petición de Venezuela y se llevará a cabo en San Salvador. El único punto de la agenda es la crisis venezolana.

La Celac es una alianza regional que fue impulsada por el difunto Hugo Chávez, y en ella no están Estados Unidos ni Canadá, y sí está Cuba.

Críticas de Amnistía Internacional

La organización Amnistía Internacional emitió un informe sobre lo que llamó como "detenciones arbitrarias por motivos políticos". En el documento se acusa a sus autoridades de acciones ilegales para reprimir la libre expresión.

Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional asegura: "En vez de obsesionarse por acallar cualquier opinión contraría a la oficial, las autoridades venezolanas deberían enfocarse en buscar soluciones prácticas y duraderas a la profunda crisis que sufre el país". Entre otros ejemplos, el reporte cita detenciones arbitrarias de manifestantes sin ordenes judiciales y señala al Servicio Bolivariano de Inteligencia como el responsable.

Siguen las protestas

Por octava vez en 24 días la oposición venezolana intentó movilizarse hasta la Defensoría del Pueblo sin éxito.  Los efectivos policiales y militares impidieron el avance de la marcha con bombas lacrimógenas y perdigones. Hasta ahora se conoce de la muerte de otras dos personas.

Desde que el 30 de marzo el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) emitió una sentencia para asumir las competencias de la Asamblea Nacional –de mayoría opositora–, el país se ha sumido en una profunda crisis institucional agravada por los problemas sociales y de desabastecimiento de productos básicos. Tres días después, el alto tribunal dio marcha atrás, pero el descontento de los venezolanos no se detuvo y han seguido saliendo de manera masiva a las calles.

Los partidos opositores piden cuatro cosas: que se inhabilite a los jueces de la Corte Suprema, que se celebren elecciones libres tan pronto como sean posibles, la liberación de los políticos presos, como López, y ayuda humanitaria para comida y medicinas en Venezuela.

El punto de la inhabilitación le correspondería a la Defensoría del Pueblo, por lo que las marchas se dirigen allá para solicitarle al titular Tarek William Saab que les dé una respuesta.

Sigue aquí minuto a minuto el avance de la crisis: