Opción de título: ¿Cuándo estás muy viejo para poder escalar el Everest?

Nueva Delhi (CNN) - La muerte de un hombre de 85 años que trataba de recuperar su título como la persona más vieja en escalar el Monte Everest volvió a despertar las preocupaciones sobre si es necesario imponer un límite de edad para emprender tan dura hazaña.

Min Bahadur Sherchan murió de un ataque cardiaco en el campamento base este sábado en la tarde, según la Asociación de Montañismo de Nepal (NMA, por sus siglas en inglés).

“Él tenía un buen estado de salud. Solía caminar 15 kilómetros cada día. Pero creo que su edad fue un factor esencial”, le dijo a CNN el presidente de la NMA Ang Tshering Sherpa. “Era muy viejo para escalar el Monte Everest, pero tenía una voluntad muy fuerte”.

Solo existen dos rutas para escalar la cumbre más alta del mundo: una desde el lado norte del Everest, en el Tíbet, y otra desde el lado sur, en Nepal. Las autoridades chinas imponen un límite de edad de 18 a 60 años en el Tíbet, mientras que en Nepal, los escaladores deben tener mínimo 16 años pero no hay un límite máximo de edad.

El montañista de Nepal Min Bahadur Sherchan, durante una entrevista que le hicieron en febrero del 2017.

“Hemos planeado esto por un largo tiempo, aunque a muchas personas este tema no les gusta. Pero ahora es necesario ponerle un límite la edad”, afirmó Sherpa. “Debería ser de 75 años, pero esa es mi opinión, no la del gobierno o de la NMA”.

Dinesh Bhattarai, director general de la Oficina de Turismo de Nepal, dice que un límite de edad impuesto por el gobierno es, por ahora, una simple especulación.

“Por el momento, establecer una edad límite no está en nuestra agenda”, dijo Bhattarai. “Para que algo así se vuelva ley debe venir de una discusión interna previa... y nosotros no estamos ni siquiera en esa fase de discusión en este momento”.

A pesar de las peticiones para establecer un límite máximo de edad, los datos de la página web Adventurestats demuestran que no hay una correlación entre la edad y el aumento de la tasa de mortalidad de los escaladores con más de 50 años.

De 11.000 intentos por llegar a la cumbre entre 1922 y el 2006, solo el 2% de las personas menores de 29 años murieron, según Adventurestats. Las tasas para los escaladores de 30 a 39 años y de 40 a 49 años fueron del 1,7% y del 1,5%, respectivamente. Y el 1,6% de las personas entre 50 y 100 años fallecieron en el intento. En total, 282 personas murieron en el Everest entre 1921 y el 2016.

La edad es un tema sobre el cual el famoso escalador Alan Arnette, de 60 años, ya se había referido.

"Los escaladores más viejos están probando que envejecer no significa parar y los jóvenes están mostrando que, bajo las condiciones correctas, puedes hacer cosas increíbles a cualquier edad”, escribió Arnette en su blog. Además, al analizar las estadísticas del Ministerio de Turismo, Cultura y Aviación Civil de Nepal, Arnette encontró que el promedio de edad de los escaladores es de 30 años.

“Admiro a esos escaladores ‘extremos’. Están empujando los límites convencionales y les deseo la mejor de las suertes. Pero es más importante estar a salvo y regresar a casa alcanzando o no la cumbre".

LEE: ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando subes el Everest?

Ascenso por la Madre Tierra

Antes de partir para el ascenso, Sherchan, un exsoldado británico gurkha, les dijo a los periodistas en el Aeropuerto de Katmandú que el objetivo de su excursión era “proteger a la Madre Tierra, el bienestar de la humanidad mundial y la paz mundial”.

Sherchan nació en el distrito nepalés de Myagdi el 20 de junio de 1931. En 2008, a los 76 años, se convirtió en la persona de mayor edad en escalar el Everest. Perdió su título en el 2012, frente al japonés Yuichiro Miura, de 80 años.

Sherchan “planeaba ascender en el 2014 pero debió cancelar el viaje por una avalancha en la que murieron 16 sherpas”, aseguró el presidente de la NMA. “Luego, volvió a intentarlo en el 2015 pero por el terremoto, todas las expediciones fueron canceladas. Y el año pasado no estaba bien preparado, así que volvió a intentarlo este año”.

Las autoridades llevaron el cuerpo de Min Bahadur Sherchan a un hospital, este 7 de mayo.

El mayor desafío físico

El Monte Everest es el desafío supremo de los montañistas de todo el mundo que quieren probar sus límites. Y en las últimas décadas, cada vez más aventureros han asumido esTa extenuante prueba.

Pero con sus gélidas temperaturas, su gran altitud y muy limitado oxígeno, está muy lejos de ser un entorno acogedor.

“El Everest es la montaña de los extremos”, le dijo el año pasado a CNN Jon Kedrowski, geógrafo y escalador que encaró la mítica cumbre en el 2012. “En altitud, el cuerpo se deteriora a cierto nivel”.

La tos de grandes alturas y el llamado mal agudo de montaña son las enfermedades más comunes entre los escaladores. Las temperaturas también son extremas, a ambos lados del espectro. Mientras los alpinistas se preparan para el frío también deben lidiar con el calor, pues a veces las temperaturas de día llegan, en algunas partes, a los 32 grados.

Además, enfrentan el riesgo de sufrir un edema pulmonar o un edema cerebral a gran altitud, lo que significa que se acumula líquido en los pulmones o en el cerebro, respectivamente. Esto sucede con mayor frecuencia en las partes más altas de la montaña, donde el cuerpo reacciona ante los bajos niveles de oxígeno creando presión y exceso de fluidos.

Cuando al cerebro no le llega suficiente oxígeno, condición conocida como hipoxia, los escaladores también pueden presentar sarpullidos y, a veces, tomar decisiones fatales.

Entre 1953 y el 2016, un total de 4.469 escaladores alcanzaron la cumbre en 7.646 oportunidades.

‘La zona de muerte’

Dadas las peligrosas condiciones, cientos de personas todavía se inscriben para escalar la montaña cuyo pico es conocido como "La zona de muerte".

La temporada de ascensos comienza entre abril y mayo y, hasta el 6 de mayo del 2017, habían sido atendidos 365 pacientes, según el Everest ER, un proyecto de los equipos nepalí y estadounidense de la Asociación Himalaya de Rescate.

Muchos han sido tratados por tos de grandes alturas y problemas en las vías respiratorias superiores, y 21 han sido diagnosticados con infecciones del tracto inferior respiratorio o neumonía.

Este año parece que se establecerá un récord en el número de escaladores, con 371 permisos ya otorgados para extranjeros.

“Si cuentas a los sherpas, el número sube a 800, y con el personal del campamento base, sube otros 200. Así que este año tendremos a mil personas en el campamento base”, comenta Sherpa, de la NMA.

Dadas esas condiciones peligrosas, ¿por qué escalar una montaña cuyo pico es conocido como "La zona de muerte"?