(CNN) – La prometida del exjugador de los Patriots de Nueva Inglaterra Aaron Hernández no cree que su novio haya cometido asesinato o suicidio, dijo en una entrevista televisiva previamente grabada este lunes.

Luciendo aún su anillo de compromiso, Shayanna Jenkins-Hernández le dijo a Phil McGraw, del programa de entrevistas Dr. Phil, que el veredicto de culpabilidad en el asesinato de Odin Lloyd, por el cual Hernández estaba cumpliendo una sentencia de cadena perpetua, fue "un shock para todos nosotros. Definitivamente nos inclinábamos hacia un veredicto de inocencia".

La entrevista fue transmitida durante dos días. En la parte emitida el martes, la mujer respondió sobre los rumores sobre la homosexualidad de Hernández. Dijo que los abogados le contaron de los rumores.

Le pregunté si era cierto ", dijo Hernández, en la cárcel por el tiroteo fatal de un hombre que estaba saliendo con la hermana de la prometida de Hernández, le dijo" que no lo era ".

Hernández fue encontrado muerto en su celda en el Centro Correccional Souza-Baranowski el 19 de abril de este año, dijeron las autoridades. Su muerte ocurrió cinco días después de haber sido absuelto en otro caso de doble homicidio.

Después de la muerte de Hernández, hubo informes publicados que temía ser descubierto como gay o bisexual.

"No tenía ninguna indicación ni ningún sentimiento de que él era (gay)", dijo Jenkins-Hernández. "Era un hombre para mí, no sé de dónde vino esto".

Indicó que Hernández estaba preocupada por rumores mientras estaba en prisión condenando a cadena perpetua a Odin Lloyd, pero dijo que no sabía si Hernández pensaba que la demanda podría aparecer públicamente.

Ella dijo que la frase "eres rica" encontrada en una nota de suicidio hallada cerca del cuerpo de Hernández, se refería a su amor.

Aaron Hernández durante un partido de los Patriots de Nueva Inglaterra en el 2012. Hernández se ahorcó este miércoles en una cárcel de Massachusetts. (Crédito: Jim Rogash/Getty Images)

Cuando se le preguntó si creía que su prometido era culpable del asesinato de Lloyd, Jenkins-Hernández afirmó: "Realmente no, y lo he dicho una y otra vez. Puede haber estado en el lugar equivocado, en el momento equivocado, pero no creo que lo que se dice sea realmente preciso".

Tras cumplirse una formalidad del estado de Massachusetts, un juez dejó sin efecto la condena de Hernández en el caso Lloyd tras la muerte de la superestrella del fútbol americano, pero un fiscal prometió apelar la decisión.

Su última charla

Jenkins-Hernández le aseguró a McGraw que no había indicio alguno de que Hernández hubiera cometido suicidio. Sus conversaciones antes de su muerte tenían un tono alentador. Hablaba de volver a casa y mantener la lucha, según dijo.

Calificó la absolución como un punto culminante en el drama legal de su novio, y la noche antes de morir, le dijo a su hija de 4 años, Avielle, que iba a regresar a casa y que no podía esperar a dormir en la cama con ella y su madre.

Ella cree que fue la última persona que habló con él, y su conversación fue "completamente normal". En ningún momento indicó que nunca volvería a verla ni a Avielle.

"Lo recuerdo diciendo: 'Bebé tengo que irme, están cerrando las puertas'. Sinceramente, no creo que nos hayamos dicho "Te amo" el uno al otro, y eso fue todo", dijo. "No sé qué creer, para ser honesto contigo, no es el Aaron que conozco. Creo que si hubiese hecho algo así, habría sido en su peor momento y, por el contrario, yo sentía que estaba muy brillante. Subíamos una escalera, en cierto sentido, hacia una dirección positiva", aseguró. "No creo que esto fuera un suicidio, conociéndolo. No lo sé, no lo sé".

También había peculiaridades en su nota de suicidio, dijo. Era extrañamente corta, y en lugar de llamarla "babe" o "bae", se dirigió a ella por su nombre, según aseveró. También fue extraño que no lo firmara como siempre lo hacía, con la frase "alma gemela".

"Se veía el amor allí, pero como algo no personal, no íntimo... Había algunas partes extrañas, sin sentido", dijo. "La caligrafía era similar, pero siento que pudo haber sido fácilmente duplicada".

Si ella hubiera imaginado que Hernández estaba pensando en quitarse la vida, dijo, habría tomado alguna acción. "Lo quería de regreso a casa más que a nadie. Lo habría detenido, le habría contado a alguien", aseguró.

Jenkins-Hernández también habló sobre el "gran corazón" de su prometido, especialmente expresado en la forma en cómo trataba a Avielle. Nunca dejó que la fama o el contrato multimillonario lo cambiaran, dijo.

Presionada por McGraw sobre si Hernández era miembro de una pandilla, ella dijo: "No que yo sepa", antes de conceder que ella probablemente no hubiera sabido lo contrario.

Cuando se le preguntó si alguno de los amigos de Hernández la ponía nerviosa, o si alguna vez había confrontado a Hernández por sus amigos, dijo que no.

"Todo el mundo tiene su propia elección de amigos. No había hecho la mejor elección en cuanto a algunos, pero eso no lo hizo una mala persona", aseguró. "Yo no diría que me sintiera incómoda en mi casa, me separé ... escojo y elijo mis batallas, y hay algunas cosas por las que presioné y otras que no hice".

La familia sigue siendo importante para ella, dijo Jenkins-Hernández, explicando que cambió su nombre "por el simple hecho de que éramos una familia, y soy muy estricta en eso".

Avielle "era una niña de papá", dijo, explicando que había llevado a la niña de 4 años a ver a su padre una o dos veces por semana antes de su muerte. Nunca hablaron del drama, sólo de los momentos felices, y Avielle se sentaba en el regazo de Hernández, jugaba a las cartas y coloreaba durante sus visitas.

Absolutamente enamorado

"Estaba absolutamente enamorado, cuando estábamos todos juntos estaba enfocado en ella. Es como si yo fuera la chaperona, en cierto sentido", dijo. "Cuando ella estaba allí, asumía el control y exigía atención, seguro".

Cuando se le preguntó si Avielle entendía que su padre era un asesino condenado, o incluso que lo estaba visitando en la cárcel, Jenkins-Hernández dijo que siempre mantuvo las visitas en una forma positiva.

"Ella no tiene idea, y no voy a decirle hasta que ella misma decida preguntar. Pensaba que papá estaba en el trabajo. Fue así que lo mantuvimos. No sabe nada acerca de la cárcel, la prisión o cualquiera de esas cosas", aseveró.