(Crédito: Myriam Ortellado)

(CNN Español) – A Petróleo la brea le llegó hasta los intestinos. Se trata de un perro que fue hallado este lunes en la localidad de Lanús de Buenos Aires completamente cubierto por este líquido. Su historia, junto al trabajo de quienes decidieron salvarle la vida, se hizo viral y hoy Petróleo se aferra a una nueva oportunidad: la otra semana podrá ser castrado y empezar el proceso de adopción.

Pero, ¿cómo llega un perro a estar totalmente lleno de brea? Jesica Ayala, integrante del Voluntariado de Zoonosis de Lanús –grupo que se echó al hombro el rescate de Petróleo–, explicó que la hipótesis es que alguien intencionalmente lo sumergió. Según le explicó a CNN en Español, anteriormente llegó al voluntariado un caso similar, pero el perro sólo estaba cubierto hasta la mitad del cuerpo.

“Cuando se cae a un piletón de brea, lo que hace el perro es intentar salir. Lo raro de este caso es que tenía hasta el último pelito cubierto, entonces se ve que alguien lo sumergió vaya a saber con qué intenciones y el perro pudo escapar”, explicó Ayala. Pero el drama de Petróleo no acabó ahí.

La coordinadora del Voluntariado de Zoonosis, Myriam Ortellado, publicó durante la noche de este lunes en su cuenta de Facebook, que los dos chicos que lo encontraron estuvieron mucho tiempo pidiendo ayuda hasta que un patrullero los ayudó. “Lo llevaron a la clínica veterinaria municipal y de ahí, luego de que lo vieran los veterinarios, nos lo derivaron al Voluntariado”, escribió en la red social.

Con esa publicación, posteriormente compartida por el perfil del voluntariado, el caso de Petróleo empezó a conmover a los usuarios de redes sociales. Pero antes de compartir el aviso en internet, Orellano, el veterinario del centro Rubén Bustamente y los chicos que lo rescataron habían pasado cinco horas intentando limpiar al perro, después de buscar en internet cómo remover la sustancia y mirar tutoriales. Ayala explicó que se necesitaron cerca de seis litros de aceite de cocina con detergente para quitarle en ese tiempo apenas el 30% de toda la brea que el animal tenía encima. Hasta este viernes lo seguían bañando diariamente.

En este video se puede ver parte del proceso:

Eso sí: Ayala fue enfática en decir que el perro respondió bastante bien, nunca fue agresivo. Por el contrario, tenía una actitud sumisa porque estaba muy asustado. Y con razón.

Petróleo tenía brea en las orejas, las fosas nasales y los intestinos porque ingirió el líquido, según Ayala. Así que uno de los peligros, como lo escribió Orellano al otro día en Facebook, era la intoxicación. “Está evolucionado bien pero todavía no pasó el peligro de intoxicación ya que hubo mucha ingestión de brea líquida (estuvo sumergido y tragó)”, escribió la coordinadora. Pero Petróleo continuó mejorando y este viernes Ayala confirmó que está fuera de peligro.

“Los veterinarios son bastante optimistas, lo más grave pasó”, sostuvo antes de decir que “evoluciona bastante bien y no va a tener ninguna secuela”. Y las buenas noticias siguen: cuando le den de alta será castrado para que pueda empezar el proceso de adopción. Sí, Petróleo tendrá un nuevo hogar después de sobrevivir a estar lleno de brea. Además, reveló Ayala, ya hay varios candidatos porque su historia ha despertado mucha solidaridad. “La gente se encariñó mucho con el caso de él”, insistió.

Así se ve Petróleo después de tres días de ser rescatado:

(Crédito: Facebook Myriam Ortellado)

Desde 2008, el Voluntariado de Zoonosis ha logrado la adopción de 1.000 perros. No todos llegan al centro por maltrato, algunos son por ser animales mordedores, indicó Ayala. Por eso, ellos rehabilitan la conducta, les generan confianza y después les buscan un hogar. Además, le hacen seguimiento a los perros adoptados. “Tenemos muchas adopciones porque nos movemos para que salgan de ahí”, indicó.

En esa misma línea, Orellano escribió en una de sus publicaciones agradeciendo por la ayuda y el interés en el caso de Petróleo, que así como otros perros en el voluntariado aún esperan una oportunidad.