(Expansión) - El deterioro de la relación bilateral ante las políticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han despertado la preocupación en California de que los mexicanos —que representan la primera nacionalidad en visitantes— dejen de viajar este estado.

El alcalde de Anaheim, Tom Tait —integrante de la comitiva de autoridades y líderes de la industria turística californiana—, resaltó que más allá del intercambio comercial entre los mexicanos y California, está el fuerte vínculo formado por familias y amigos, mismos que se han visto amenazados la era Trump.

“No queremos que eso pase, no quisiéramos que los mexicanos piensen que no queremos que vengan a California o a EE.UU., que de alguna manera piensen que no son bienvenidos. Este viaje es para enviar un mensaje claro de que los mexicanos no solo son bienvenidos sino que queremos tenderles una alfombra roja para invitarlos”, dijo a Expansión durante una visita a México para promover los viajes a su estado y ciudad.

“Incluso con mis mejores amigos, a veces olvido hacerles saber el significado y la importancia de nuestra amistad, lo doy por sentado. Es lo que pasa hoy, de eso se trata este viaje, decir a nuestro gran amigo que es México qué tan importante es la relación para nosotros en California. Particularmente hoy es importante para las ciudades y estados en el país (EE.UU.) decirle al pueblo de México que una relación fuerte y cercana es valorada”, abundó Tait.

El alcalde de Anaheim, ciudad sede de Disneyland, dijo que la visita de la comitiva californiana es para refrendar a México su amistad. (Crédito: FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images)

Anaheim —que se precia de ser “la ciudad de la amabilidad”— es sede de Disneyland, por lo que de acuerdo con datos del alcalde recibe alrededor de 20 millones de visitantes al año, pero confió en que al margen de las grandes atracciones, el factor de la gente continuará posicionando a California como destino turístico atractivo.

“En California somos más como familia (...) La vasta mayoría en Anaheim tiene ya sea familiares o amigos en México, así que hay un fuerte lazo familiar entre anaheimers y mexicanos, me parece que es igual en California”, comentó.

Más que palabras

Las políticas de Trump, en particular las migratorias, han sido percibidas como una amenaza para los mexicanos, lo cual ha despertado recelo para viajar a Estados Unidos, por ello, es importante que la delegación californiana, marque distancia de dichas medidas, señaló el líder del sector turístico de San Diego, Joe Terzi.

“California es muy distinta, siempre hemos sido muy acogedores, el número uno de visitantes extranjeros a California viene de México. Queremos asegurarnos de que quienes piensan venir a California, entiendan que serán bienvenidos con brazos abiertos y los trataremos con respeto y disfrutarán su visita (...) Esto es muy real para California, muy serio e importante. No estamos solo diciendo palabras, lo creemos firmemente, por esto estamos aquí”, aseguró en entrevista.

El titular de la autoridad turística de San Diego admitió que la inmigración “ha sido un problema por muchos años” para Estados Unidos, pero recordó que este “es un país de inmigrantes” y “es buena, pero debe haber cierto control”, aunque rechazó anuncios como la construcción del muro en la frontera común, y que han generado un sentimiento antimexicano.

“La reacción inicial, si yo fuera tú, estaría preocupado, ‘¿por qué no soy una buena persona?, ¿por qué EE.UU. no quiere que los visite o haga negocios con ellos?’ Eso sucede, pero creo que con oportunidades para platicar con la gente, trabajar sin políticos, creemos que hay aún hay una fuerte oportunidad para continuar creciendo la relación, y que ambos nos beneficiemos con ello”, admitió.

“Nuestro alcalde y la comunidad local claramente entiende qué importante es para California. Pero somos solo un estado. Tenemos un gobierno federal que está intentando descifrar cómo lidiar con este asunto, no creemos que la manera propuesta para hacerlo sea buena, creemos que hay otras formas de enfrentarlo sin crear estos muros físicos ni mentales entre las personas”, añadió.