(CNN) - Una erupción volcánica este domingo provocó un aumento temporal a la más alta alerta para aviación, informó el Observatorio de Volcanes de Alaska (AVO, por sus siglas en inglés).

El evento, que ocurrió en la isla Bogoslof, que es parte de la cadena de islas Aleutianas, impulsó la expedición del código “rojo” de alerta para aviación, que luego fue degradado a “naranja”.

La nube que liberó la erupción alcanzó al menos 35.000 pies (10.670 metros) de altura y, posiblemente, llegó hasta los 45.000 pies (13.700 metros), aseguró el Observatorio.

“Llegamos al código rojo esta tarde por numerosos detectores de rayos y un aumento de señales sísmicas”, le dijo a CNN Jeffrey Freymueller, del Instituto Geofísico de la Universidad de Alaska, en la ciudad de Fairbanks.

“La mayoría de los rayos en las Aleutianas se debe a columnas volcánicas, pues las condiciones metereológicas para los rayos no son comunes”, explicó Freymueller.

“La combinación de rayos e información sísmica nos llevó al color rojo cerca de media hora después del comienzo de la erupción”.

La erupción duró cerca de 50 minutos, según el AVO.

LEE: ¿Puede una prueba nuclear de Corea del Norte provocar la erupción de un volcán legendario?

Una nube de cenizas producida por la erupción del volcán Bogoslof, vista desde la cercana isla de Unalaska.

Preocupación por las rutas de vuelo

El volcán está ubicado justo bajo la ruta de vuelo de muchos vuelos que viajan de Asia a América del Norte y su nube de cenizas podría afectar negativamente a los aviones. “Las cenizas y los aviones no se mezclan, pues la ceniza volcánica es abrasiva, se derrite con la temperatura del motor a reacción y puede causar una falla del motor”, dice el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Normalmente, a los aviones se les ordena volar alrededor o por encima de las nubes de cenizas, aunque en algunas circunstancias de tráfico aéreo directamente se les prohibe volar por los peligros de las cenizas transportadas por el aire.

En el 2010, la erupción del volcán Eyjafjallajokull, en Islandia, causó la cancelación de vuelos en Europa por seis días.

La semana pasada, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) afirmó que los vuelos habían sido desviados alrededor de una nube de cenizas similar tras la erupción previa del volcán, según la aliada de CNN CBC.

‘Volcán en elevado estado de agitación’

Una imagen tomada por los científicos del AVO cerca de 14 minutos después del comienzo de la erupción, desde la cercana isla Unalaska, mostró cómo se formaba una enorme nube en forma de hongo de color blanco grisáceo encima del lugar. Las consecuencias de las cenizas se estaban sintiendo al oeste del sitio, según el AVO.

“El volcán Bogoslof sigue en un elevado estado de agitación y en una condición impredecible”, dice un informe publicado por el Observatorio, que agrega que “en cualquier momento pueden ocurrir explosiones adicionales que produzcan nubes volcánicas de gran altitud”.

El Observatorio advierte que la continua baja actividad puede “representar un peligro en la vecindad más cercana al volcán”.

MIRA: Majestuosas erupciones volcánicas captadas con drones

La actividad volcánica previa, a comienzos del 2017, “cambió de manera significativa la forma y la costa de la isla” y la masa terrestre se triplicó en tamaño entre comienzos del 2015 y enero de este año.

Ha habido ocho erupciones documentadas del Bogoslof, la más reciente de ellas en 1992. Erupciones previas han durado varias semanas o meses, según el AVO. La erupción actual comenzó en diciembre del 2016.