(CNN) - Apple está llegando al mercado de los parlantes inteligentes con su HomePod, el primer producto completamente nuevo de la compañía en tres años. Es una categoría relativamente nueva de hardware que se volvió popular por el Echo de Amazon.

Ahora, más compañías de tecnología están fabricando sus propias versiones del dispositivo. Probablemente has escuchado sobre estos parlantes inteligentes, pero tal vez te preguntes cómo funcionan y lo que significan para tu privacidad.

A continuación todo lo que necesitas saber sobre este nuevo y popular producto.

¿Qué es un parlante inteligente?

Un parlante inteligente es un pequeño bafle conectado a wifi controlado con comandos de voz. Para usar el dispositivo manos libres debes usar una frase de activación —como ‘Hola Siri’, ‘Ok, Google’, ‘Alexa’— y luego hacerle una pregunta como por ejemplo ‘¿cómo está el clima?’ o pedirle algo como ‘pídeme un Uber’. Los parlantes son alimentados por asistentes inteligentes que hablan como Siri y Alexa.

¿Para qué se usan?

Un parlante inteligente es usado sobre todo para reproducir música y noticias, poner alarmas y recordatorios, manejar listas de compras y controlar dispositivos del hogar conectados como luces o termostatos.

Recientemente Amazon agregó mensajes y opciones de llamadas, así que los parlantes podrían ser usados incluso para más comunicaciones en el futuro. El Echo es útil para hacer compras en Amazon Prime, pero tiene problemas para responder preguntas básicas. Entre tanto, el Google Home, sorpresivamente, es bueno para googlear cosas.

¿Quién los fabrica?

Amazon creó el mercado de los parlantes inteligentes en 2014 con el primer lanzamiento del Echo. Google siguió en 2016 con su Google Home y Microsoft está trabajando actualmente con Harman Kardon en el parlante inteligente Invoke, que usa la asistente de voz, Cortana.

A principios de junio, Apple anunció el HomePod, pero no estará disponible sino hasta diciembre.

Dispositivos de terceros como el Smart Assistant de Lenovo también usan el asistente de Amazon, Alexa.

A partir de ahora, la mayoría de los monitores se conectan a la pared, no son portátiles. Un dispositivo más pequeño de Amazon y que funciona con baterías, llamado Tap, está diseñado para que funcione en cualquier lugar. Puedes presionar un botón para iniciar conversaciones de voz de Alexa o usar el modo manos libres.

Estos son los precios de las opciones disponibles o que llegarán este año:

– Amazon Echo: 180 dólares
– Echo Dot: 50 dólares, que se conectan a parlantes más grandes
– El Echo Tap portable: 130 dólares
– Echo Show: 230 dólares, un parlante con pantalla touch y cámara que se lanzará el 28 de junio

– Google Home: 129 dólares

– Apple HomePod: 329 dólares, que debutará en diciembre

– El Harman Kardon Invoke con Cortana, se lanzará a finales de 2017. No se ha anunciado precio.

¿Y la calidad de sonido?

El Echo de Amazon y el Google Home son parlantes adecuados por su precio de venta al público, pero los amantes de la música pueden conectarlos a altavoces Bluetooth para tener un mejor sonido. El Echo Dos también se conectan a sistemas de altavoces por Bluetooth o con un cable de audio.

Apple está vendiendo el HomePod como un altavoz con una mayor calidad de sonido, y lo es. Cuando fue comparado contra el 'Sonos' y el Echo de Amazon, el sonido fue superior. Usando sus micrófonos para medir el tamaño de una habitación, el HomePod “siente” su ubicación y ajusta el sonido.

¿Con qué servicios y aplicaciones funciona?

Cada producto es una manera para que la compañía venda sus propios servicios, como Apple Music, Amazon Prime y Google Play. Pero la habilidad para trabajar con servicios de otras compañías es parte de lo que los hace más útiles.

El Echo puede reproducir música de servicios populares como Spotify, Pandora, TuneIn y iHeart Radio. Actualmente es el líder en esta área con más de 10.000 aplicaciones de voz de terceros llamadas “habilidades”.

Aunque la mayoría de estas “habilidades” no son útiles, es posible ordenar una pizza o flores, pedir recomendaciones de vinos o revisar el saldo de tu cuenta de banco. Google tiene pocas aplicaciones de terceros integradas y dice que planea agregar más a su plataforma muy pronto.

No está claro si el HomePod funcionará con servicios de terceros inmediatamente. Siri puede hacer el trabajo de asistente inteligente, pero los comandos de música del dispositivo están diseñados específicamente para trabajar con una suscripción mensual de Apple Music de 10 dólares. Sin esta, los usuarios solo pueden pedirle a Siri que reproduzca podcast o la radio BeatsOne. Para escuchar música necesitas conectarla a través de Airplay o desde otro iPhone o iPad.

Sobre las cuestiones de privacidad

Los altavoces inteligentes tienen poderosos micrófonos que siempre están escuchando. Puede ser un concepto inquietante para quienes están preocupados por la privacidad, pero las compañías dicen que estos no graban cuando no están en uso. Una vez los dispositivos escuchan una palabra o frase de activación, empiezan a grabar y envían tu voz a la nube para completar el pedido.

Aunque Apple, Amazon y Google encriptan la información, las grabaciones son guardadas. De hecho, la policía ha tratado de obtener las grabaciones de Echo para un reciente juicio por asesinato.

El Home y el Echo incluyen botones de silencio. Apple no dice si se puede y cómo puede ser silenciado su dispositivo.

¿Para qué sirve?

Cualquiera que esté ocupado cocinando, cuidando niños o haciendo a otras tareas en casa se beneficiaría de un computador manos libres. Como los dispositivos entienden la manera natural como hablas, los parlantes inteligentes son menos complicados de usar que otros dispositivos, haciendo que sea una herramienta fácil de usar para los adultos mayores.

La lista de tareas que puedes hacer solo con tu voz está creciendo en todos los dispositivos. La industria está apostando a que este es el futuro de cómo interactuaremos con las computadoras en el futuro. Su inspiración común para lo que viene es ‘Computer’ el asistente de voz omnipresente de Star Trek que puede hacer de todo, desde calcular la trayectoria de la nave espacial hasta hacer una gran taza de té.