(CNN) - Jerónimo Yanez, el oficial de policía de Minnesota que mató a Philando Castile durante una parada de tránsito el año pasado fue declarado inocente de homicidio en segundo grado el viernes.

También fue absuelto de dos cargos de uso intencional de arma de fuego en peligro a la seguridad.

La muerte de Castile recibió una atención generalizada después de que su novia transmitiera las consecuencias del tiroteo en Facebook Live.

Varios miembros de la familia gritaron blasfemias y lloraron después de que los veredictos fueran anunciados, a pesar de las advertencias del juez de que todos en el tribunal debían permanecer compuestos.

"¡Déjenme ir!", gritó la madre de Castile, Valerie.

Las familias de Castile y Yanez fueron escoltadas por salidas separadas de la sala de audiencias. Al menos 13 oficiales estuvieron presentes en la pequeña sala cuando se leyeron los veredictos.

El jurado deliberó durante unas 29 horas.

Durante el juicio de dos semanas, los fiscales retrataron a Yanez como un oficial nervioso que perdió el control del procedimiento de detención de tráfico. Fue demasiado rápido para apretar el gatillo después de enterarse que Castile tenía un arma, basado en una sospecha infundada de que era un sospechoso de robo, dijeron los fiscales.

Yanez, un oficial de San Antonio, testificó que temía por su vida porque Castile buscó su arma de fuego, a pesar de haber recibido instrucciones de no hacerlo.

Una grabación de audio capturó a Castile diciéndole a Yanez que tenía una pistola en el coche, y el oficial le dijo a Castile que no la alcanzara. Segundos después, Yanez abrió fuego.

Si hubiera sido hallado culpable, Yanez podría haber sido condenado a 10 años de prisión y una multa de 20.000 dólares por el cargo de homicidio y cinco años y una multa de 5.000 dólares por cada uno de los otros cargos.

Bill Kirkos de CNN informó de St. Paul.