(CNN) - El disidente y premio Nobel Liu Xiaobo no recibió el permiso para viajar al extranjero a recibir tratamiento contra el cáncer.

Liu, de 61 años, salió de la cárcel en libertad condicional médica esta semana, después de que le diagnosticaran un cáncer de hígado en última etapa.

Un viceministro chino de Justicia se reunió con diplomáticos de EE.UU., Alemania y la Unión Europea el jueves para informarles sobre el caso de Liu. Les dijo que Liu no puede viajar al extranjero porque está demasiado enfermo, según una fuente familiarizada con la reunión.

Liu cumplía una condena de 11 años por "incitar a la subversión del poder del Estado" en Jinzhou, cerca de la ciudad de Shenyang, en el noreste de China.

Sus partidarios dicen que la gravedad de su enfermedad se debe a que no le trataron el cáncer en la cárcel.

En un comunicado difundido el miércoles, las autoridades de Shenyang respondieron a esta especulación diciendo que el cáncer se le detectó hace menos de un mes, el 7 de junio, tras un chequeo de rutina.

Un equipo médico de ocho oncólogos de renombre ha visto a Liu siete veces y estableció un plan de tratamiento. Según las autoridades de Shenyang, el hospital invitó a practicantes de la medicina tradicional china a unirse al equipo, a petición de la familia de Liu.