(CNN) - Las protestas y disturbios continuaron este viernes por segundo día consecutivo en Hamburgo, sede del G20.

Este viernes, la policía alemana estaba tratando de evitar que pequeños grupos de manifestantes interrumpieran en la cumbre de líderes mundiales.

Agentes con material antidisturbios intervinieron cuando los grupos de protesta intentaron entrar en la zona roja, la zona bloqueada cercana al lugar de la cumbre, mientras otros grupos organizaban protestas por toda la ciudad.

Un cañón de agua fue desplegado contra los manifestantes.

Los choques se volvieron violentos la noche del jueves, cuando la policía antidisturbios alemana se enfrentó con los manifestantes en Hamburgo este jueves por la noche cuando líderes mundiales, incluido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegaron a la ciudad antes de la cumbre del G20 de este viernes.

La policía utilizó cañones de agua mientras los manifestantes lanzaban bombas de humo contra la manifestación anticapitalista Bienvenidos al Infierno, que se realizaba a unos dos kilómetros de la cumbre.

Al menos 76 agentes resultaron heridos el jueves, dijo la policía de Hamburgo. Las autoridades no dieron el número de manifestantes heridos, pero dijeron que una persona había sido arrestada por tirar una botella.

La seguridad es estrecha en la ciudad de 1,8 millones de habitantes.

El Grupo de los 20, que incluye 19 países y la Unión Europea, representa aproximadamente el 80% del PIB mundial. Alrededor de dos tercios de la población mundial vive en un país del G20.

El G20, fundado en 1999, comprende los países con las 20 economías más grandes del mundo y se reúne cada año.

Durante la reunión de dos días, que tendrá lugar en el lugar de nacimiento de la canciller Angela Merkel, se espera que los líderes discutan sobre el cambio climático, el terrorismo y la migración.

El presidente Trump llegó a Alemania este jueves tras una visita a Varsovia, Polonia.