(CNN Español) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suele atacar a los que él llama "medios falsos".

Lo hizo otra vez este miércoles, con varios tuits en los que aparentemente defendió a su hijo mayor luego de que este publicara la cadena de correos electrónicos sobre la reunión que sostuvo en 2016 con una abogada rusa que se le presentó como emisaria del gobierno ruso y que tenía información que podía ayudar a Trump en su campaña contra Hillary Clinton.

En el tuit de este miércoles, el presidente repitió una mentira que ha dicho antes:

"Cuando oyen las palabras 'fuentes dicen' en los medios falsos, a menudo esas fuentes son inventadas y no existen".

Eso no es cierto.

Los medios de comunicación como CNN siguen políticas editoriales rigurosas sobre el uso de fuentes anónimas: los reporteros comparten información sobre sus fuentes con los editores, quienes las aprueban.

Cuando surgen dudas públicas sobre las fuentes, las investigamos.

Si Trump estaba reaccionando con ese tuit a la reunión de su hijo con la abogada rusa, el ataque no tiene razón de ser.

Tras varios días de reportes de The New York Times basados en fuentes anónimas, Donald Trump hijo publicó sus propios correos electrónicos, que verificaban esos reportes y demostraban que las fuentes del diario estaban en lo correcto.

No son noticias falsas, como Trump dice muy a menudo cuando hay noticias que él encuentra desagradables, particularmente si tienen que ver con Rusia.

Tampoco es una caza de brujas, como también dijo este miércoles el mandatario.

Es periodismo responsable y profesional, como lo hacen CNN y otros medios respetables.

Esta vez, las pruebas están en los correos electrónicos de su propio hijo.