(CNN Español) – Cuando Lionel Carrasco y Marcela Henao decidieron basar su emprendimiento de tecnología en Miami, sabían que iba a ser difícil por varios motivos.

"Poner una empresa de alta tecnología en Miami fue como empezar una banda de reguetón en Suiza", lo resume Carrasco. Los inversionistas, ante la negativa a mudarse a Silicon Valley y el conocimiento de la forma de trabajo a distancia que empleaba el emprendimiento, huían de la idea de Carrasco y Henao. Pero en Miami encontraron una mezcla de talento, multiculturalidad y costos más bajos a los de Silicon Valley para su empresa de aplicaciones móviles que ponen en la mira, antes que nada, la experiencia del usuario.

¿Qué hace Leapfactor?

Lionel Carrasco: Hoy lo que hacemos es una plataforma de aplicaciones de negocio, transacciones, aerolíneas, reservaciones, ventas pero enfocada al usuario final. Que le genere valor al que la va a usar todos los días. Aplicaciones de negocio para la gente.

Marcela Henao: Es una plataforma con la posibilidad y con la diversidad de prestar servicios para cualquier tipo de aplicación, cualquiera que sea el usuario.

Las empresas a las que ustedes les desarrollan estas aplicaciones de negocio son sus clientes, pero la experiencia la vive el consumidor, el usuario de esa aplicación. ¿Quién se da cuenta de cómo hacer esa aplicación? ¿La empresa o ustedes han tenido que educar a la empresa sobre cómo debe ser el diseño de una aplicación de negocios efectiva?

MH: Yo creo que nosotros hemos aprendido a escuchar a la gente. Entendiendo qué les cuesta y qué es lo difícil, nosotros empezamos a construir un producto que les resolviera el problema. Entonces, Leapfactor, hoy, en realidad, más que atender a la marca, atiende al usuario final.

LC: Nos hemos enfocado en las empresas que entienden que van a transformar su relación con el consumidor a través de los móviles, a través de las apps.

Si no, la app está muerta en el teléfono móvil.

LC: El promedio del usuario típico del iPhone, high end Android tiene un promedio de 90 aplicaciones instaladas, de las cuales, en general, no usa más del 20 por ciento. El resto es cementerio. Las instala y ahí se quedan.

Como Leapfactor entonces, llegan ustedes aquí a Miami pero no sin antes pasar por Silicon Valley. ¿Por qué Miami? ¿Por qué no Silicon Valley?

MH: Miami porque en su momento era el lugar donde los dos estábamos viviendo. Entonces coincidió, pero ahora si tú me preguntas si yo repetiría esa experiencia aquí en Miami, te diría que sí. Y las razones son sencillas. Uno, tengo la capacidad de encontrar talento, diversidad, multiculturalidad. Pero la segunda, y tal vez la más importante, es que en Miami nosotros no somos distintos. Los latinos en Miami somos nosotros, tenemos derecho a hacer. Y lo hacemos.

LC: También hay que considerar que Miami es como el sueño del emprendedor latinoamericano que quiere entrar al gran mercado norteamericano. Normalmente, voltean a ver al Silicon Valley, quieren llegar a San Francisco. Pero la verdadera razón de que Miami sea un centro de emprendedurismo es que conecta América Latina con Estados Unidos.

MH: Es un punto de entrada sin choque. Porque somos parte del ecosistema. Eso me permite hacer y ser reconocida en un medio donde hay más recursos. Yo estoy absolutamente convencida que, las grandes ideas no tienen nacionalidad, no tienen género y no tienen geografía. Entonces, cuando hablamos de un colombiano, o cuando hablamos de un mexicano, o cuando hablamos de un boliviano, nos salimos de nuestros países con una expectativa: es poner en práctica todo lo que hemos aprendido. Nosotros en nuestros países, lo que hacemos lo tenemos que pelear e inventarlo para lograrlo. Entonces, cuando traslado esa experiencia y esa capacidad a Miami, encuentro que tenemos la capacidad de brillar y de ser distintos al común denominador porque así nos hemos tenido que crear. Eso nos da una ventaja competitiva enorme en el mercado.

¿Por qué, si Miami ha sido una ciudad que se convirtió incluso en un puente para el área de libre comercio en las Américas, no ha crecido más rápido?

LC: Creo que esto no pasa orgánicamente, o sea, no es que de pronto hay un brote de emprendedurismo y está en la sangre de todos nosotros. Eso se construye. Las escuelas tienen que educar a la gente con respecto a este tema, tiene que haber capital, tiene que haber mentorías, tiene que haber el trabajo, tiene que haber la cultura, incentivos federales, incentivos estatales. Entonces Endeavor esto lo hace muy inteligentemente.

MH: En otras palabras y muy coloquial, te diría que cuando a ti no te invitan a la fiesta, ¿qué haces tú? Armas tu propia fiesta. Creo que se está armando. No hay recursos, pero te los buscas. Lo que no tienes, te lo inventas.

¿Cómo tienen distribuidas sus operaciones?

MH: Hoy tenemos empleados en Argentina, en Bolivia, en Venezuela, en Colombia, en México. Te diría que un 70 por ciento de nuestra base instalada de empleados son todos latinos distribuidos por el continente. Bolivianos, uruguayos, argentinos, colombianos venezolanos, mexicanos.

Mira nuestro episodio Miami: Laboratorio de emprendimiento, para conocer el trabajo de Leapfactor, Open English y ArX Solutions.

En Miami nosotros no somos distintos. Los latinos en Miami somos nosotros, tenemos derecho a hacer. Y lo hacemos. 

Marcela Henao, cofundadora de Leapfactor