(CNN) - El momento es diferente para cada quien.

Quizás fue cuando quemaron a una niña viva mientras su padres miraban y eran cómplices. O cuando ocurrió el asesinato coordinado de una familia entera, incluyendo a una mujer embarazada que fue apuñalada varias veces en el vientre. O quizás cuando un psicópata comió una salchicha frente al hombre al que acababa de amputarle el pene.

Todos los fanáticos de "Game of Thrones" han tenido un momento en la serie en el que deben alejar la mirada y se preguntan: "¿Acaso sufrir es lo único que hace esta gente?"

Es emocionante y agotador ser testigo de esta colección de hechos del infierno, pero ahora que nos acercamos a los últimos episodios de la penúltima temporada, cuando las historias se cruzan y se resuelven, los personajes han comenzado un camino distinto: ahora deben enfrentar sus traumas, y, para bien o para mal, nosotros podremos verlo.

Problemas de la vida real, pero con dragones

Ese momento, para muchos, ocurrió hace dos años en la quinta temporada, cuando Sansa Stark, un miembro adolescente de la familia más simpática y apaleada de la televisión, fue violada y menospreciada por su nuevo marido psicopático, Ramsay, en su noche de bodas.

Esa parte de la historia, que no estaba incluida en los libros, fue algo brutal para el show. Sansa ya se había enfrentado a la manipulación y el abuso de varias temporadas, y los espectadores fueron asqueados por la escena.

Afortunadamente, con el tiempo, las cosas mejoraron para Sansa. Ella eventualmente escapó y les dio de comer a los perros hambrientos a su marido antes de volver a casa y reunirse con su familia dispersa.

Aunque narraciones de este nuevo capítulo de su vida hablan de una pizarra limpia, es evidente que Sansa llevó su trauma con ella.

A veces, la deprime. Esta temporada, ella habla con una admiración alarmante sobre un enemigo que anteriormente la mantuvo como rehén y la manipuló. Combina la justicia y la venganza cuando trata de desterrar a dos niños cuyas casas desleales habían elegido apoyar al ahora muerto Ramsay.

Los escritores de televisión y películas a menudo son criticados por usar la violación como una pieza del desarrollo del personaje y luego ignorar lo que viene después. Tan siniestros como parezcan, los interludios incómodos de Sansa hacen que su recorrido traumático se vea realista.

"Sansa es una víctima de un trauma complejo, particularmente en forma de violencia doméstica", dice Sharie Stines, un terapeuta y escritor que se especializa en la recuperación de traumas complejos y trastornos de la personalidad. "Ella fue traicionada por todos y maltratada y objetivada".

Eso no es algo que una persona supera fácilmente, dice Stines. De hecho, incluso cuando alguien se cura, el hecho nunca se borra por completo.

"Todas nuestras experiencias nos moldean, por lo que la recuperación es un proceso que dura toda la vida, no un destino", añade.

Ven por la acción, quédate por las decisiones complejas de los personajes

Veamos a un personaje menos simpático. En los episodios iniciales de esta temporada, Theon, un hombre de moral cuestionable que fue mantenido como rehén, torturado, castrado y a quien le lavaron el cerebro, se enfrenta a la decisión de salvar o no a su hermana durante un ataque a su nave.

Mientras contempla su elección, puede ver en su mente sus días de su cautiverio. Sus ojos giran, observando el horror presente. Alguien está cortando la lengua. La muerte está en todas partes.

Salta por la borda, dejando atrás a su hermana.

¿Qué significa esto?

Algunos espectadores gritaron: ¡Qué cobarde! ¡Qué egoísta! En la web, la máquina de Twitter creó una avalancha de memes burlándose de su escape rápido.

Aunque Theon nunca ha sido un personaje adorable, otros reconocieron la decisión como una manifestación realista de su dolor, tal vez incluso sintomático del trastorno de estrés postraumático.

"Verás, cuando la gente experimenta trauma su personalidad se divide en personas o modos, se compartimentan para protegerse a sí mismos", dice Stines.

Esto golpea a Theon, que fue preparado para convertirse en un sirviente llamado Reek durante su cautiverio, una manipulación tan fuerte que luchó con su identidad, incluso después de que fuera rescatado.

Mientras Theon es intenso y lleno de fanfarronería, mientras es Theon, "Reek representa la parte de una persona provocada por el trauma", dice Stines. "Y él tiene una respuesta aprendida para aceptar ese trauma."

En otras palabras, Reek regresó, y con él llegaron conversaciones convincentes sobre las opciones, lo que significa reconocer la lucha interna de alguien.

El espectador también lo siente

Con cualquier buena narración, hay una relación simbiótica entre el espectador y los personajes. Cómo nos sentimos por Theon, cómo reaccionamos al abuso de Sansa, nos muestra algo sobre nosotros mismos.

"Debido al poder de la televisión y el cine, la gente experimenta ciertas emociones mientras mira un espectáculo como éste en el que las experiencias traumáticas nunca dejan de venir, la audiencia definitivamente va a sentir algo", dice Stines.

La importancia de los viajes de los personajes tampoco se pierde en los actores. Alfie Allen, que interpreta a Theon, habló en un evento de prensa en 2015 acerca de un encuentro de fans.

"Ella me haló a un lado y dijo: "Mi marido me golpea, él me golpea en lugares que nadie ve nunca, de la manera en que tú recibes el abuso en 'Game of Thrones', no es patético y me da fuerza', dijo ... Me hizo darme cuenta de que tengo responsabilidades como actor".

De hecho, Stines dice que ver drama ficcional puede ayudar a las personas a trabajar a través de su propio trauma.