(CNN) - Una visita a una playa se convirtió en una película de terror para un adolescente de Melbourne, Australia. La causa exacta es todavía un misterio, pero unos pequeños crustáceos de mar podrían ser culpables.

Después de jugar al fútbol con sus amigos, Sam Kanizay, de 16 años, sumergió las piernas y los pies en el agua familiar de la playa Dendy Street de Brighton el sábado para calmar sus adoloridos músculos, según el Washington Post. Lo que sucedió después fue inesperado.

Jarrod Kanizay, el padre de Sam, le dijo al Post que cuando su hijo levantó sus pies del agua, vio sangre. Mucha sangre.

"Caminó a casa muy rápidamente, él me llamó, en realidad, desde afuera", dijo Jarrod Kanizay al Post. "Él dijo: 'Papá, es mejor que vengas afuera.' ¿Dije por qué?' Él dijo: "¡Solo baja!"".

Descubrieron miles de pequeños mordiscos en las piernas del adolescente, casi como si lo hubieran picado con un alfiler en repetidas ocasiones.

"No había manera de detener el sangrado", dijo su padre. Sólo tuvimos que llevarlo al hospital.

En el hospital local, los doctores intentaron detener el flujo de sangre, pero continuaba manando de muchas mordeduras del tamaño del agujero de un alfiler en los pies y las piernas de Sam.

Sam dijo que su dolor era de "de 8 en una escala de 10", dijo su padre al diario, agregando que el personal del hospital estaba desconcertado por su lesión.

Investigando por su cuenta, Jarrod Kanizay se puso dos trajes de neopreno, volvió a donde su hijo se había empapado los pies y usó carne cruda para atraer a las plagas desconocidas en una red de piscina. Recogió miles de ácaros, cada uno de aproximadamente 2 milímetros de largo, de acuerdo con el Post.

Más tarde, subió un video a YouTube de lo que él cree que son los culpables.

La hemorragia no se detenía debido al anticoagulante que fue liberado por los crustáceos, según un mensaje de Facebook de Museums Victoria. El biólogo marino Genefor Walker-Smith de la organización examinó las muestras capturadas por Kanizay y concluyó que los posibles culpables eran anfípodos lysianassid, un tipo de crustáceo limpiador.

"A los anfípodos se les llama a veces pulgas de mar", dice la publicación. "Los informes de los medios han descrito a los atacantes como "piojos del mar", pero ese término usualmente se usa para referirse a isópodos, un grupo diferente de crustáceos".

Debido a que no tienen propiedades venenosas, el daño no será duradero; Sam se recuperará, según dice la publicación.

En un post de Facebook, Richard Reina, profesor asociado en la Escuela de Biología de la Universidad de Monash en Australia, se refiere a "piojos del mar" como la causa de las lesiones de Sam.

"No hay ninguna herida abierta por lo que sé, pero sucedió porque él permaneció inmóvil en el agua por mucho tiempo", escribió Reina, quien sugirió que Sam no se daba cuenta de que las criaturas estaban masticando sus pies y piernas".

"Es un poco como si hubieras permitido que cientos de mosquitos se alimentaran de tu brazo por media hora; también tendrías una reacción extrema, pero no es algo que la gente suele hacer", escribió Reina.

"No hay de qué preocuparse", añadió.