(CNN) - Los estadounidenses están bebiendo más, mucho, mucho más. Según un nuevo estudio publicado en JAMA Psychiatry, se estima que uno de cada ocho estadounidenses lucha con un trastorno por alcohol.

El estudio siguió los patrones de consumo de 40.000 personas entre los años 2002 y 2003, y luego de nuevo entre 2012 y 2013 para crear un panorama a largo plazo de sus hábitos. Los resultados son escalofriantes, especialmente a la luz de otras crisis de abuso de sustancias que afectan al país.

LEE: ¿Bebedor social? ¡El licor podría alterar tu cerebro!

Mujeres, minorías y personas mayores, entre las más afectadas

En general, los trastornos por consumo de alcohol aumentaron en casi el 50%, afectando a un proyectado 8,5% de la población durante el primer período de investigación, y el 12,7% durante el segundo. Eso significa que casi 30 millones de estadounidenses luchan activamente con el abuso del alcohol.

Alcohol embarazo

Los números son aún más sombríos para ciertos grupos. Según la investigación, los trastornos del consumo de alcohol casi se han duplicado (92,8%) entre la población afroamericana, y aumentó casi el 84% entre las mujeres.

Sin embargo, el grupo que vio el mayor aumento en los trastornos de abuso de alcohol en realidad no eran mujeres o minorías, sino el de la tercera edad. Las personas de 65 años o más experimentaron un asombroso aumento del 106,7% en los trastornos por consumo de alcohol entre 2002 y 2003 y de 2012 al 2013. Para la franja de los 45 a 65 años de edad, ese aumento también fue alto (81,5%).

LEE: Las películas pueden aumentar el consumo excesivo de alcohol entre adolescentes

¿Qué es un trastorno por uso de alcohol (AUD, por sus siglas en inglés)?

Para el estudio de JAMA Psychiatry, los investigadores usaron la definición de DSM-IV establecida por la Asociación Psiquiátrica Estadounidense en 1994. Esta definición combina factores de abuso de alcohol y dependencia de alcohol como:

  • Beber interfiere con las responsabilidades del hogar, la familia o el trabajo
  • Beber aumenta las posibilidades de peligro o lesión
  • Síntomas de abstinencia al bajar de la intoxicación
  • Incapacidad para dejar de beber

De los once criterios dados, la presencia de dos o más indica un trastorno por consumo de alcohol. Seis o más indican un trastorno grave.

El consumo excesivo de alcohol produce una forma de daño cerebral que puede asociarse con condiciones de pérdida de memoria como el Alzheimer y la demencia.

No es sólo el abuso de alcohol

El estudio no sólo rastreaba el abuso de alcohol. También rastreó otros patrones como el consumo de "alto riesgo", que el estudio define como cuatro o más bebidas al día para las mujeres y cinco para los hombres, además de un día que excede esos límites al menos una vez a la semana.

LEE: Nada de alcohol durante el embarazo –nunca–, piden los pediatras estadounidenses

El consumo de "alto riesgo" ha aumentado al ritmo del abuso de alcohol, que pasó del 9,7 por ciento de la población entre el 2002 y el 2003 al 13,7 por ciento de la población del 2012 al 2013.