(CNN) - Corea del Norte dice que probó con éxito una bomba de hidrógeno, aumentando el temor de que esté cerca de lograr su meta de tener un misil nuclear intercontinental. 

Las bombas de hidrógeno tienen un poder mayor que las armas tradicionales, lo que significa que los dispositivos pueden ser más pequeños y al mismo tiempo producir más devastación.

Hacer que sean lo suficiente pequeños para caber en un misil es una tarea desafiante, una que Corea del Norte asegura que ha conseguido. Los expertos no están seguros, pero mientras Pyongyang asegure que posee la tecnología, la suposición con la que se trabaja es que sea verdad.

¿Qué es una bomba de hidrógeno?

Las bombas de hidrógeno, o bombas H, usan la fusión, el mismo proceso que potencia al sol.

En una bomba (termonuclear) de hidrógeno los isótopos "pesados" del hidrógeno se ven obligados a liberar un golpe más grande, cientos o miles de veces más potente que las armas nucleares que han sido utilizadas en la guerra.

Las bombas atómicas utilizan un proceso llamado fisión. Dividen el plutonio y/o el uranio en átomos más pequeños en una reacción en cadena que libera grandes cantidades de energía.

Las bombas de plutonio suelen ser dispositivos mucho más grandes. Las primeras armas nucleares, como la llamada "Fat Man" (Hombre gordo) lanzada en Nagasaki en 1945 - que pesaba unos 4.700 kilos y tenía un metro y medio de diámetro - eran "demasiado grandes para entrar en un misil balístico", de acuerdo con el experto en armas Jeffrey Lewis.

La miniaturización de cualquier tipo de arma nuclear para que pueda entrar en un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) involucra un delicado balance entre fabricar un dispositivo más pequeño y no sacrificar su eventual carga útil, lo que requiere muchas pruebas para asegurar que una cabeza más pequeña sigue siendo capaz de producir una explosión devastadora.