(CNN) - Los conflictos, el terrorismo y la violencia armada están cobrando más vidas en todo el mundo que hace una década, según un nuevo estudio publicado este jueves en la revista científica The Lancet.

Las muertes causadas por guerras y ataques terroristas se dispararon después del 2006, con 150.500 reportadas en el 2016, un aumento del 143% con respecto a 10 años antes. Esas muertes ocurrieron, en gran medida, como resultado de conflictos en el norte de África y Medio Oriente, dicen los investigadores.

En todo el mundo, las muertes causadas por armas de fuego también aumentaron durante el mismo periodo: en el 2016, hubo 67.500 muertes por suicidios con armas de fuego y las víctimas de ataques armados llegaron a 161.000, creciendo 4,3% y 5,7%, respectivamente, desde el 2006.

El estudio de Carga Mundial de la Morbilidad, una evaluación anual de tendencias en salud, provee información sobre más de 330 enfermedades en todo el mundo y las causas de muertes y heridas en 195 países y territorios. Es coordinado por el Instituto de Evaluación y Métrica de Salud de la Universidad de Washington, en Seattle (EE.UU.), y se hace con la ayuda de más de 2.500 investigadores en todo el mundo.

LEE: Siria y México, los países con más muertes violentas en el 2016

Víctimas del ataque químico en Siria, que dejó más de 80 muertos y 200 personas heridas.

Pero no todo es malo en el informe: mundialmente, por ejemplo, la gente cada vez vive más años.

Crece la esperanza de vida

Desde 1970, ha crecido el promedio de esperanza de vida global, que hoy es de 75,3 años para las mujeres y de 69,8 años para los hombres. La expectativa de vida combinada es de 72,5 años.

En contraste, la expectativa de vida combinada en 1970 era de 58,4 años y en 1990, de 65,1 años. En el 2000, llegó a ser de 66,8 años y en el 2005, de 68,4 años.

LEE: El secreto de la longevidad en Cuba: miles de personas superan los 100 años

De todos los países, Japón tiene la expectativa de vida combinada más alta con 83,9 años, mientras la más baja está en la República Centroafricana, donde la gente, en promedio, solo vive hasta los 50,2 años.

Varios países como Etiopía, Maldivas, Nepal, Níger, Portugal y Perú han experimentado grandes aumentos en la esperanza de vida, más allá de lo que se espera para su nivel de desarrollo. Y según los autores del estudio, esas naciones “ejemplares” podrían ofrecer información clave sobre qué políticas son más exitosas a la hora de acelerar los avances en salud.

LEE: Estos son los países con mayor expectativa de vida del mundo, ¿cuál es su secreto?

Mueren menos niños

“En el 2016, por primera vez en la historia moderna, murieron menos de 5 millones de niños menores de 5 años”, dijo el coautor del estudio Christopher Murray. En 1990, por ejemplo, murieron 11 millones de niños menores de 5 años y en 1970 murieron 16,4 millones.

Las causas más comunes de muertes de niños pequeños son las infecciones de las vías respiratorias bajas, las complicaciones neonatales por partos prematuros y la encefalopatía neonatal por asfixia y traumatismos al nacer. Las muertes producidas por estas tres causas combinadas fueron de 1,8 millones en el 2016.

LEE: ¿Ya alcanzamos nuestro límite en la esperanza de vida?

Muertes tempranas

En el 2016, las enfermedades no transmisibles contribuyeron con el 72,3% del total de muertes que hubo en todo el mundo 54,7 millones, mientras el 19,3% del total se debió a enfermedades transmisibles. Las heridas, incluidas aquellas sufridas en conflictos y por actos violentos, representan el 8,4% del total de muertes.

“El crecimiento de la población no significa necesariamente que vaya a haber más muertes. Eso depende de varios factores”, escribió en un correo electrónico Mohsen Naghavi, otro coautor del estudio.

A row of rifles is seen on display at a National Rifle Association outdoor sports trade show on February 10, 2017 in Harrisburg, Pennsylvania. The Great American Outdoor Show, a nine day event celebrating hunting, fishing and outdoor traditions, features over 1,000 exhibitors ranging from shooting manufacturers to outfitters to fishing boats and RVs, and archery to art. / AFP / DOMINICK REUTER (Photo credit should read DOMINICK REUTER/AFP/Getty Images)

Las ventas de la industria de armas en Estados Unidos alcanzaron 51.000 millones de dólares el año pasado.
(DOMINICK REUTER/AFP/Getty Images)

La enfermedad cardiaca isquémica una condición que restringe la circulación de la sangre a través del cuerpo causó 9,8 millones de muertes en el 2016, un aumento del 19% frente al 2006. Hoy, según la investigación, es la mayor causa de muertes prematuras en todo el mundo, salvo en los países más pobres.

En esos países de menores ingresos, lo que más causa muertes son las infecciones de las vías respiratorias inferiores, incluyendo neumonía y otras enfermedades de los bronquios. Combinadas, esas condiciones produjeron 2,38 millones de muertes en el 2016, un aumento del 8,2% frente al 2006. La diabetes causó 1,43 millones de muertes en todo el mundo el año pasado, un 31,1% más que las causadas en el 2006.

Las que sí han bajado son las muertes por enfermedades infecciosas, como el VIH/Sida, que dejó 1,03 millones de muertes en el 2016 (una reducción de 45,8% desde el 2006), mientras 719.500 personas murieron de malaria (reducción del 25,9%) y 1,21 millones de tuberculosis (20,9% de reducción).

LEE: Niños fumadores seriales: la epidemia del cigarrillo en Indonesia

Triada de problemas

Los investigadores detectaron que hay una triada de condiciones que también están causando muchas muertes.

Casi una de cada cinco muertes está relacionada con una dieta deficiente, que lleva a altos niveles de glucosa en la sangre, hipertensión, altos niveles de colesterol y sobrepeso y obesidad.

El tabaco causó 7,1 millones de muertes en todo el mundo en el 2016.

Y el otro factor al que además los formuladores de políticas no suelen prestarle mucha atención es el de las enfermedades mentales, que en muchos casos llevan a la discapacidad.

“En el 2016, 1.100 millones de personas vivían con enfermedades mentales y trastornos por uso de sustancias”, dijo Theo Vos, otro coautor del estudio.