(CNN) - Al menos uno de los anuncios publicitarios comprados por los rusos a Facebook durante la campaña presidencial de 2016 hacía referencia al movimiento Black Lives Matter y fue específicamente dirigido para alcanzar audiencias en Ferguson, Missouri, y Baltimore, le dijeron fuentes con conocimiento del tema a CNN.

Ferguson y Baltimore han llamado mucho la atención por la gran cantidad de protestas violentas por cuenta de los disparos de la policía contra hombres negros. La decisión de dirigir esos anuncios a esas dos ciudades ofrece un primer vistazo de cómo las cuentas vinculadas con la empresa rusa de trols (cuyo objetivo es crear conflicto en las redes sociales publicando comentarios provocativos de manera deliberada) afiliada al gobierno, conocida como Agencia de Investigación de Internet, usó publicidad geográficamente orientada para sembrar el caos político en Estados Unidos, dijeron las fuentes.

Imagen de archivo. Manifestantes marchan en las calles de Baltimore, en EE.UU. pidiendo equidad racial, el 1 de mayo de 2015. (Crédito: Getty Images)

Facebook ha dicho previamente que casi un cuarto de los 3.000 anuncios que compró la agencia fue geográficamente orientado, pero no ha revelado ubicaciones específicas. La red social tampoco reveló a qué grupos demográficos fueron destinados esos anuncios.

El anuncio de Black Lives Matter apareció en Facebook en algún momento a finales de 2015 y principios de 2016, dijeron las fuentes, que agregaron que al parecer el anuncio estaba destinado tanto para apoyar al movimiento como para retratar al grupo como una amenaza para algunos residentes de Baltimore y Ferguson.

Nuevas descripciones de los anuncios comprados por los rusos compartidas con CNN sugieren que el objetivo aparente de los compradores fue amplificar la discordia política y alimentar una atmósfera de descortesía y caos, aunque no necesariamente promover un candidato o una causa sobre otra. La revisión de Facebook sobre los esfuerzos rusos en su plataforma se enfocó en una franja de tiempo que iba desde junio de 2015 a mayo de 2017.

Las publicaciones iban desde promoción para el movimiento Black Lives Matter, pasando por promoción del derecho a las armas y la Segunda Enmienda, hasta aquellas que advertían sobre lo que ellos decían era la amenaza que constituyen los inmigrantes indocumentados a la democracia estadounidense. Más allá de la elección, los rusos querían plantear cuestionamientos sobre las democracias occidentales.

“Esto es consistente con la meta final de crear discordia dentro del cuerpo político aquí en Estados Unidos y realmente en todo Occiente”, dice Steve Hall, exfuncionario de la CIA y analista de seguridad nacional de CNN. “Eso muestra el nivel de sofisticación de su objetivo. Son capaces de sembrar discordia de una manera muy granular, apuntándole a ciertas comunidades y vincularlas con ciertos temas”.

La Agencia de Investigación de Internet es una agencia sombría que la inteligencia del ejército de Estados Unidos ha descrito como “una organización con fondos estatales que bloggea y tuitea en nombre del Kremlin”. Un portavoz del Kremlin dijo la semana pasada que Rusia no compró anuncios en Facebook para influenciar la elección.

Los anuncios fueron comprados a través del modelo de autoservicio de Facebook, que les permite a los compradores orientar sus anuncios basándose en varios criterios, incluyendo ubicación geográfica, categorías demográficas e intereses específicos.

El senador Mark Warner, el demócrata más importante en el Comité de Inteligencia del Senado, dijo este martes que la “pregunta del millón de dólares” sobre los anuncios de Facebook se centra en cómo los rusos sabían a quién dirigirse.

El tema de la orientación de los avisos es importante porque si parece que la estrategia fue particularmente sofisticada, la pregunta que puede surgir es cómo los rusos sabían a dónde dirigir esos anuncios. Además, la información sobre este tema podría ayudar a los investigadores a determinar si hubo o no colusión entre los compradores de anuncios y la campaña de Trump.

El anuncio de Black Lives Matter orientado a Baltimore y Ferguson, que las fuentes discutieron con CNN bajo la condición de anonimato, fue uno entre un pequeño puñado de anuncios presentados al Congreso a principios de este mes. Facebook dijo que entregará información detallada al Congreso de los 3.000 anuncios en “cuestión de días”. CNN aún no ha visto el anuncio pero el objetivo fue descrito por las fuentes.

Facebook ya ha entregado copias de los anuncios e información sobre cuentas relevantes a Robert Muller, que está liderando la investigación sobre la intromisión rusa en la elección presidencial de 2016.

Facebook no hizo ningún comentario sobre esta historia pero señaló un comunicado del jefe de seguridad de Facebook, Alex Stamos, quien dijo a principios de este mes que “la gran mayoría de anuncios publicados por estas cuentas no hacían referencia específica a la elección presidencial de Estados Unidos, al voto o a un candidato en particular”.

“En cambio”, dijo Ramos, “los anuncios y cuentas parecían enfocarse en amplificar los mensajes sociales y políticos de división en todo el espectro ideológico, tocando temas que van desde asuntos LGBTI hasta asuntos raciales, de inmigración y de derechos a las armas”.

Warner, del Comité de Inteligencia del Senado, dijo esta semana que el objetivo de los compradores rusos era “sembrar el caos”.

“En muchos casos, se trataba más sobre la supresión de los votantes en vez de aumentar la participación”, le dijo a los reporteros.

El Comité de Inteligencia de Senado también escuchará a Twitter este jueves sobre cómo extranjeros pudieron haber usado su servicio de anuncios para influenciar la elección de 2016.

Twitter se negó a dar detalles sobre qué información planea darle al Congreso.