(CNN) - Después de relatar, año tras año, lo mucho que se divirtieron ella y su hermana en el festival Route 91 Harvest, Stephanie Melanson le compró a su mamá una entrada, como regalo del Día de la Madre. La idea era ella pudiera unírseles en el evento de música country en Las Vegas, su ciudad de origen.

Allí estaban este domingo, durante el concierto final, cuando se desató un tiroteo. En medio de la lluvia de balas, que mató a 58 personas muertas, Rosemarie Melanson fue herida.

“Penetró su estómago, penetró su bazo y también penetró un pulmón. Además, su hígado recibió el peor impacto de la fuerza de la bala”, le informó a CNN el esposo de Rosemarie y padre de las chicas, Steve Melanson.

Para este viernes, Rosemarie Melanson se había sometido a su segunda cirugía y tuvo una complicación en sus riñones. Sigue en estado crítico y con soporte vital.

Según el esposo, después de hablar con su médico, se dieron cuenta que ella tiene más heridas de las que pensaban.

‘Mamá está en el piso’

Cuando el tiroteo comenzó, destrozó un día que se había planeado para que las mujeres de esta familia estuvieran juntas.

“Estábamos tan emocionadas con que ella hubiera podido venir este año”, señaló Stephanie Melanson, refiriéndose a su madre. “Es duro que por fin hayamos podido llevarla al festival y este sea el resultado”, añadió.

Steve Melanson recordó que su esposa le envió un mensaje de texto, momentos antes de que el caos estallara.

“Mi esposa me escribió y me dijo que se estaba divirtiendo mucho”, narró. “Tuvimos una pequeña conversación por mensajes de texto. Y Stephanie también me mandó un mensaje con los mismos pensamientos alegres, contándome lo mucho que se estaban divirtiendo”, continuó.

“Poco después, entre los cinco minutos siguientes, recibí un mensaje de Stephanie diciendo: ‘OMG, OMG’ (Dios mío, Dios mío). Así que pensé que tal vez habían visto a alguien”, explicó el esposo. “Y luego, el siguiente mensaje fue: ‘Hay un tiroteo en frente de nosotras’. Y, tras ese, llegó otro : ‘Mamá está herida y mamá está en el piso’”.

Durante las 11 horas que siguieron, Steve Melanson no supo dónde estaba su esposa ni tampoco si estaba muerta.

‘Tu mamá es fuerte’

Mientras el horror se extendía en el lugar del concierto, una bala rozó el brazo de Paige Melanson, la hermana de Stephanie.

“Fue horroroso, de verdad”, confesó Paige. “Me separaron de todos. Me llevaron al hospital en una ambulancia para tratarme el brazo. Pero, como había tantas personas con heridas mucho más graves que la mía, estuve dentro y fuera”, indicó.

“Desde ahí, tuve que ir a casa y decirle a mi abuela... que había ocurrido un accidente”, precisó.

Paige Melanson aseguró se quedó con la mujer de 88 años hasta que llegaron las noticias del resto de la familia, incluyendo de su madre.

“Apenas nos informaron que la habían encontrado (a su madre), salimos directo para el hospital”, recordó. “Entonces, cuando la vi y me aseguré de que respiraba, regresé a la sala de urgencias para que me examinaran”.

Días después, la familia se reunió con el presidente de Estados Unidos Donald Trump y con la primera dama Melania Trump, cuando ellos visitaron Las Vegas. Ambos fueron “realmente humanos”, detalló Stephanie Melanson.

“Tienen corazón. Fueron cariñosos. Fueron compasivos”, agregó. La primera dama “se paró y se hizo al lado nuestro y simplemente me abrazó y me dijo: ‘Tu madre es fuerte. Es una luchadora. Estará bien’”, puntualizó Stephanie.