San Francisco (CNN) - No está claro todavía que causó los incendios que de repente se formaron más o menos al mismo tiempo en una noche, y que hicieron arder los campos vinícolas de California mientras muchos habitantes eran tomados por sorpresa, en el momento en que iban a la cama.

Sin embargo, las autoridades señalan una “tormenta perfecta” de factores que avivaron los incendios forestales que comenzaron este domingo en la noche, han dejado al menos 17 muertos, forzaron la evacuación de 20.000 personas y causaron una devastación generalizada en el norte de California.

La investigación está en una “etapa muy temprana”, dijo este martes Ken Pimlott, director del Departamento Forestal y de Protección de Incendios de California.

“Todos estos incendios ocurrieron en áreas muy pobladas y el 95% de los incendios en nuestro estado son comenzados (de alguna manera) por personas”, dijo Pimlott, minimizando las posibilidades de que los rayos hayan jugado un papel en la formación de los incendios.

Entre los factores que influyen en la ferocidad de los incendios están los fuertes vientos, el comienzo de los incendios durante la noche, una vegetación abundante que se seque después de un verano intenso y condiciones secas.

LEE: Así puedes ayudar a las víctimas de los incendios en California

1. Vientos realmente fuertes

La región sufrió en los últimos días de poderosas ráfagas de viento de 80 kilómetros por hora, lo que facilitó que se propagara el fuego. En el condado de Sonoma, de hecho, hubo ráfagas de viento con fuerza de huracán de hasta 127 kilómetros por hora.

Los vientos, además, derribaron líneas eléctricas en las áreas donde comenzaron los incendios.

Según el Servicio Meteorológico Nacional, los vientos en California volverán a ganar fuerza este miércoles y podrían volver a llegar a los 80 kilómetros por hora.

MIRA: Antes y después: la destrucción que dejan los incendios en California

2. Que se produzcan en la noche

Los tres incendios más grandes comenzaron entre las 9 y las 11 de la noche de este domingo, según el Departamento Forestal y de Protección de Incendios de California, irrumpiendo en barrios donde muchas personas comenzaban a irse a la cama.

Entre esos tres incendios (llamados Tubbs, Atlas y Redwood/Potter) se quemaron 75.000 acres de tierra.

“Un incendio comenzó después de las 10 de la noche, con vientos de 80 kilómetros por hora, en condiciones absolutamente secas, y todos esos incendios pudieron prolongarse antes de que nuestros bomberos pudieran incluso llegar al lugar donde se produjeron, así que se convirtieron en grandes incendios muy rápidamente”, dijo Pimlott.

Los sobrevivientes dicen que no se dieron cuenta que un gigantesco incendio caía sobre sus casas, hasta el último segundo. Y algunos han cuestionado si las alertas y notificaciones tempranas realmente son las adecuadas.

3. Mucha vegetación

Una gran cantidad de vegetación seca alimentó las llamas. El periodo de sequía en California terminó en abril, después de una intensa temporada de lluvias. Con la abundancia de la lluvia, brotaron y florecieron muchas plantas en todo el estado. Pero durante el verano no hubo mucha lluvia y muchas de esas plantas se marchitaron y se secaron.

La vegetación muerta “se acumuló e incrementó la posibilidad de incendios forestales inusualmente largos”, según el Departamento Forestal y de Protección de Incendios de California.

Solo este lunes, las llamas quemaron 20.000 acres de tierra en unas 12 horas, lo que significa que avanzaron a un nivel de más de una cancha de fútbol cada tres segundos.

LEE: Estados Unidos declara a California zona de gran desastre federal

4. Condiciones secas

Octubre es el mes en el que California suele tener sus incendios forestales más grandes y perjudiciales. Hasta el momento, los incendios han podido prosperar por una humedad muy baja y condiciones muy secas del terreno.

En el pronóstico para los próximos siete días no hay lluvia, lo que significa que esas condiciones persistirán.

En total, más de 122.000 acres de terreno han resultado quemadas en más de 12 incendios en todo el estado.

Keith Allen y Michael Guy, de CNN, contribuyeron con este informe.