(CNN Español) - Tras polémicas declaraciones que hizo sobre el feminicidio, Maritza García, congresista del partido Fuerza Popular, renunció a la presidencia de la Comisión de la Mujer del Congreso de Perú, según lo informa la página web del parlamento.

La parlamentaria que pertenece al partido de Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, hizo polémicas declaraciones durante una de las sesiones de la comisión que presidía. Según se escucha en un video de este grupo de trabajo, Maritza García dijo que las mujeres "a veces sin razón le dan la oportunidad al hombre" de cometer feminicidios.

La afirmación de la congresista generó reacciones inmediatas: tanto en otros grupos parlamentarios como en las calles y en las redes sociales, donde se recogían firmas para solicitar su destitución de la Comisión de la Mujer. Tras la reacción, la congresista dio una conferencia de prensa y señaló que rechazaba "todo tipo de violencia". Añadió que lamentaba "muchísimo que se haya tergiversado" su versión.

Este miércoles, la legisladora dio a conocer su renuncia durante la sesión de la comisión. La página web del parlamento peruano registró que "ante el pedido de su bancada Fuerza Popular y otros grupos parlamentarios, la congresista" dimitió al cargo y la persona quien la reemplace será elegida la próxima semana. La misma fuente cita las declaraciones dadas por la congresista tras su renuncia: "Si hoy doy un paso al costado es porque estoy aceptando un mea culpa. No lo supe expresar, pero ahora si lo he pensado y por eso estoy renunciando”.

El pasado 4 de octubre, Maritza García pronunció las polémicas declaraciones: "¿Por qué suelen suceder los feminicidios? Lo que el gran psicólogo y maestro dijo es que la mujer a veces sin razón o sin querer queriendo da la oportunidad al varón para que se comentan este tipo de actos. Puede haber un agresor sano y de repente en un momento la mujer lo sacó de contexto diciéndole me voy o te estoy traicionando, esas palabras nunca deben ser usadas por una mujer porque podría exacerbar los ánimos de una persona normal”.