Los detectives de la policía Eddie Martins, izquierda, y Richard Hall se declararon inocentes de los cargos.

(CNN) - Dos detectives del Departamento de Policía de Nueva York se turnaron para violar a una joven de 18 años que tenían esposada en el asiento trasero de su furgoneta policial en Coney Island el mes pasado, según la oficina del fiscal del distrito del condado de Kings.

Eddie Martins, de 37 años, y Richard Hall, de 33, miembros de la Unidad de Narcóticos del Sur de Brooklin, fueron procesados el lunes por un total de 50 cargos, incluyendo violación en primer grado, acto sexual criminal en primer grado y secuestro en segundo grado, dijo la oficina del fiscal del distrito.

Ambos detectives se declararon inocentes de todos los cargos, según la fiscalía. Martins fue liberado bajo fianza de 250.000 dólares y Hall fue liberado bajo fianza de 150.000. Cada uno podría enfrentar hasta 25 años de prisión si son declarados culpables. Actualmente están suspendidos sin pago, dijo el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD, por sus siglas en inglés).

Las acusaciones representan una "traición flagrante a la confianza pública", según Eric González, el fiscal del distrito de Kings County.

"Es incomprensible que dos veteranos detectives del NYPD presuntamente cometan un acto tan escandaloso. Hicieron un juramento de proteger y servir, pero al parecer rompieron ese juramento al violar a una joven que estaba bajo su custodia", dijo. "Ahora buscaremos hacerlos responsables por esta flagrante traición a la confianza pública".

Michael David, el abogado de la víctima, dijo que el hecho de que tomara seis semanas acusar a estos oficiales es "escandaloso" y criticó la fianza relativamente baja de los acusados, por lo que dijo era una violación brutal y un caso de secuestro.

Desde el incidente, la víctima ha estado deprimida y viviendo un "desastre emocional", dijo David. Ella se graduó de la escuela secundaria y tenía planeado asistir a la universidad, pero esos planes ahora están en espera, agregó.

Incidente del 15 de septiembre

Los fiscales de la oficina del fiscal del distrito describieron el hecho como un abuso grave de poder policial y mala conducta sexual. El incidente supuestamente ocurrió la noche del 15 de septiembre cuando Martins y Hall, detectives vestidos de civil, dejaron su puesto sin autorización y condujeron hasta Calvert Vaux Park en Brooklyn, dijo la oficina del fiscal del distrito.

Allí, los agentes detuvieron un automóvil conducido por una mujer de 18 años con dos pasajeros varones. Los detectives le hicieron quitarse el sostén y exponerse para demostrar que no estaba escondiendo nada, dijo David.

Arrestaron y esposaron a la mujer, acusada de narcotráfico, y les dijeron a los pasajeros que se fueran y recogieran a la joven más tarde, dijo la oficina del fiscal del distrito.

El detective Martins presuntamente le dijo a la joven que él y Hall eran "raros" y le preguntaron qué quería hacer para salir del arresto, indicó la oficina del fiscal del distrito. Supuestamente, Martins luego violó a la mujer esposada en el asiento trasero mientras Hall conducía y miraba por el espejo retrovisor.

Luego, los detectives presuntamente detuvieron la camioneta en Bay Ridge, a unas cuatro millas del parque. Después de cambiar de lugar en la furgoneta, Hall obligó a la mujer a realizar un acto sexual con él, según los fiscales. Más tarde, los oficiales volvieron al recinto número 60 y dejaron a la joven, diciéndole que mantuviera la boca cerrada, de acuerdo con la oficina del fiscal del distrito.

La adolescente fue al Centro Médico Maimonides y se sometió a un examen de agresión sexual, dijeron los fiscales. El ADN encontrado en la chica coincidió con el de los dos detectives, mientras que un video de vigilancia mostró que los agentes abandonaron la camioneta de la policía alrededor de las 8:42 p.m., según los fiscales.

Mark Bederow, un abogado de Martins, dijo en un comunicado que el detective tiene "derecho a la misma presunción de inocencia que cualquier otra persona".

"Ser un oficial de policía no cambia su derecho al debido proceso. De manera inequívoca negamos la acusación de que él atacó por la fuerza a la joven", dijo Bederow. "No creemos que la evidencia creíble respalde la afirmación de que ocurrió una violación o agresión sexual".

Un abogado de Hall no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Kristina Sgueglia de CNN contribuyó a este informe.