(CNN Español) - En las prisiones de Colombia están prohibidos los celulares y el acceso a internet. La forma de comunicarse con sus familiares y el mundo exterior es a través de correspondencia o usando tarjetas de llamadas en teléfonos fijos en las cárceles. Ahora una orden de la Corte Constitucional de Colombia quiere cambiar eso, pues considera que no se puede restringir por completo el derecho a la comunicación.

A través de la sentencia T-276 Corte le ordenó al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) y al Ministerio de Tecnologías para la Información y las Comunicaciones (MinTic) que modifiquen el sistema de telefonía actual en las cárceles, por ejemplo, permitiendo que entren llamadas a los celulares en prisión, pues actualmente hay bloqueadores de señal, que sea más accesible, ajustado a las ofertas del mercado, que sea eficiente y que tenga un control adecuado para evitar que se use en actividades ilícitas.

LEE: Naufraga una embarcación en Colombia: murieron 3 personas y 7 siguen desaparecidas

Como los celulares están prohibidos en las prisiones colombianas,y el uso de las tarjetas de llamadas es más costoso, es usual que los reos ingresen ilegalmente teléfonos celulares que en muchas ocasiones se usan para delinquir.

El Inpec y el MinTic tienen 6 meses para implementar los cambios.

Además, la Corte señala que por el precio de las tarjetas, y por lo que son la única forma de comunicarse, hay corrupción y abuso alrededor de ellas.

Según la orden de la Corte, "las tarjetas de prepago son utilizadas por los internos como papel moneda. Es el dinero en la cárcel y da lugar a robos, extorsiones y otros problemas".

Por esta razón, le pidió a las entidades tomar cartas en el asunto.

La Corte le sugiere al Gobierno nacional que de la mano del MinTic, y en el curso de un años, desarrollen un modelo piloto para que los reos tengan acceso a internet para comunicarse con sus familias y para fines educativos.

El reto para las prisiones será controlar el uso de los celulares, pues según dijo el general Luis Murillo, director de la división antisecuestro y antiextorsión de la Policía Nacional de Colombia en septiembre, diariamente desde las cárceles se hacen de 200 a 250 llamadas extorsivas.